El incendio de Valencia se complica por un cambio brusco en la dirección del viento

La Unidad Militar de Emergencia continúa en su lucha para poner freno a las llamas. Jugándosela a escasos metros más de 600 efectivos terrestres trabajan sin descanso contra los dos frentes activos en una zona que no lo pone nada fácil. Solo los hidroaviones son capaces de acceder a algunos puntos, en total 21 están librando esta batalla contra un fuego que ya ha calcinado más de 1500 hectáreas. A los Bomberos de Valencia se han incorporado varias brigadas de Castilla la Mancha y Murcia. El peor enemigo es el viento, unido a las altas temperaturas y la falta de humedad, aunque se espera que estas condiciones mejoren en las próximas horas. Por delante otra noche de lucha contra unas llamas, voraces a su paso, y que han puesto en peligro a varias localidades.-Redacción-