Haro abre sus bodegas en una experiencia vinícola total

Un evento irresistible para los amantes del buen vino. Siete bodegas centenarias del barrio de la Estación de Haro que se pueden recorrer a pie. "Disfrutando del paisaje, de la arquitectura, de la cultura, también de la fiesta, de la amistad, de la alegría, de la amistad. Eso es el vino", explica Agustín Santolaya, presidente de la Asociación 'Barrio de la Estación' de Haro. Y aquí se pueden degustar 14 caldos de alta gama que hacen las delicias de los paladares más exigentes. "Equilibrado, aterciopelado. Buen retrogusto. Vino clásico, perfecto, de La Rioja". Un entorno privilegiado en el que se pueden visitar catas antiguas o ver cómo se elaboran los barriles donde reposan los mejores vinos del mundo. "La experiencia de poder ver las bodegas por dentro me parece una idea sensacional". "Un plan estupendo, por eso hemos venido". "Disfrutar aquí, en este entorno y con buenos amigos, qué más se puede pedir". Es lo que dicen los visitantes. Desde luego, no se puede pedir más.