La Generalitat no contempla un nuevo 1-O o un adelanto electoral como respuesta a la sentencia

La portavoz del Govern de la Generelitat, Meritxell Budó, en rueda de prensa tras la reunión del Ejecutivo autonómico. / Foto: EFE / Video: EP

El Govern advierte al Estado de que mientras no se resuelva la cuestión catalana,seguirá habiendo inestabilidad en la política española

CRISTIAN REINOBarcelona

El Gobierno catalán sigue encallado en la respuesta que ha prometido dar a la sentencia del Supremo contra los líderes del 'procés'. El fallo judicial todavía no se conoce y el Ejecutivo catalán difícilmente dará a conocer su reacción antes de que el Supremo dicte sentencia. No obstante, los comunes han presionado este martes a Quim Torra para que haga públicas sus intenciones en el debate de política general, que se celebrará la semana que viene, entre el 25 y el 26 de septiembre, los mismos días del juicio contra el presidente de la Generalitat. Torra afirmó en su día que la respuesta estará basada en el derecho de autodeterminación y en la Diada dijo que Cataluña volverá a ejercer la autodeterminación.

La consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, ha señalado que no está sobre la mesa del Govern que la respuesta basada en el derecho de autodeterminación sea un nuevo referéndum ilegal como el del 1-O. No al menos «de manera inmediata», según ha precisado la portavoz de la Generalitat, que tampoco contempla el adelanto electoral como posible escenario para reaccionar al fallo, tal y como proponen desde ERC.

La otra propuesta sugerida por los republicanos, socios de JxCat en el Gobierno catalán, es un gobierno de concentración soberanista, que para Budó no tiene «recorrido», ya que tanto los comunes como la CUP ya se han autoexcluido. Según Budó, Torra trabaja en una respuesta de país, no solo del Ejecutivo autonómico y según ha apuntado en estos momentos la posibilidad de que se convoque una huelga de país no está sobre la mesa del Govern. Eso sí, ha dejado entrever que la respuesta no está nada clara en el seno del ejecutivo: «Nada es descartable y nada es renunciable», ha rematado.

«Incapacidad»

En clave de investidura española, el Govern ha criticado la «incapacidad» que a su juicio tienen los dirigentes españoles para llegar a acuerdos. Y ha advertido, de que en España no habrá estabilidad política, mientras no se resuelva la cuestión catalana. Budó ha lamentado que no exista en el ámbito estatal la capacidad catalana de formar gobiernos de coalición y ha reprochado que hasta la fecha las únicas propuestas que surgen de la política española para solucionar el pleito catalán sean en clave de más «represión».

El Govern ha aprobado un decreto ley que autoriza la creación de 750 nuevas plazas para el cuerpo de Mossos d'Esquadra y 250 para el de Bomberos.