La ola de frío polar llega a la península

La peor cara de la ola de frío la sufren los que pasan la noche a la intemperie, por ello la Cruz Roja ha salido a las calles para darles mantas y comida caliente. Esta madrugada se han alcanzado los ocho grados bajo cero en La Molina (Gerona), en Aranjuez también amanecen congelados y en Burgos se preparan por si la nieve aísla. Las fuertes rachas de viento hacen que las sensación termica sea aún más gélida en muchos puntos de la península y se espera que los termómetros sigan bajando en las próximas horas. El frío ha llegado para quedarse por lo menos hasta el próximo sábado.