Los deberes que se lleva Sánchez de vacaciones

Cerrado por vacaciones tres semanas. El viernes fue el último Consejo de Ministros hasta el 24 de agosto. Sánchez se coge vacaciones. Destino Doñana, aunque aprovechará para pasar algún día por Mojacar donde tiene una casa. Pero antes, el lunes tiene cita con Felipe VI en Mallorca, despacho con el Rey en Marivent y junto al monarca estará el 17 y 18 de agosto en los homenajes por los atentados de Barcelona y Cambrils. En eso ha sido tajante ante la decisión de Quim Torra de no invitar al Rey al aniversario. Cataluña es, precisamente, uno de los principales deberes que se lleva Sánchez para septiembre con otra advertencia sobre la mesa, esa de que el tiempo de gracia se termina que le hizo Puigdemont desde Bruselas. Sánchez confía en la solución política, ha dicho, y que no quiere volver a judicializar el asunto. Pero la oposición presiona. Lo hace el nuevo presidente del PP Pablo Casado que ofrece su apoyo para retomar el 155 pero exige que no se negocie ni se ceda con los que quieren "romper España" y desde Ciudadanos la exigencia, la que llevan haciendo desde la moción de censura: que Sánchez convoque elecciones.Reconoce el presidente que con 84 escaños gobernar y sumar apoyos no es fácil pero, ha dicho, no es imposible, apuesta por agotar la legislatura y con el tiempo que hacer lo que pueda.Muchos temas quedan este verano sobre el tablero como la inmigración o la exhumación de los restos de Franco, que de momento se retrasa. Habrá que esperar hasta después de vacaciones.