El cuerpo vive pendiente del juicio al 'major' Trapero

Trapero, durante el juicio del 'procés'. /Efe
Trapero, durante el juicio del 'procés'. / Efe

Su imagen, al que todavía muchos llaman «el jefe», se ha convertido en un icono

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

José Luis Trapero sigue presente en los Mossos aunque la aplicación del 155 hace dos años le apartó de la jefatura, y a pesar de que el 'major' no quiere ni oír hablar de volver a ocupar un puesto de relevancia en la institución. De hecho, rechazó en su momento la oferta de Quim Torra de volverle a poner al frente del cuerpo tras el fin de la intervención de la Generalitat.

La imagen de Trapero, al que todavía muchos llaman «el jefe», se ha convertido en un icono que, según explican diversos mandos y subalternos del cuerpo, recuerda permanente la, a su entender, «injusticia» que se cometió, no solo con el major, sino con los Mossos el 1-O, convertidos en arma arrojadiza.

El juicio que el próximo 20 de enero comenzará en la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional -avisan desde la Central de Egara- removerá todavía más una herida que, no solo sigue abierta, sino a la que en «este otoño caliente quieren echar sal».

Trapero se sienta en el banquillo de la Audiencia Nacional junto al exsecretario general de Interior de la Generalitat César Puig, al ex director de los Mossos Pere Soler y a la intendente Teresa Laplana. Los tres primeros acusados de rebelión y una petición fiscal de once años de prisión. Laplana está acusada de sedición y tiene una petición de cuatro años.