Vox da aire al PP en el Senado al presentar un único candidato por provincia

El presidente de Vox, Santiago Abascal. /Efe
El presidente de Vox, Santiago Abascal. / Efe

Los populares responden que la gobernabilidad se juega en el Congreso y sugieren que Abascal no presente listas en todas las provincias

ANDER AZPIROZ y Madrid

Vox presentará al Senado por cada provincia un único candidato de los tres que le servirían para completar la papeleta. La decisión, en la práctica, supone dar un balón de oxígeno al PP, que podría recoger los dos votos sobrantes. El partido de Santiago Abascal cosechó seis millones de sufragios el 28 de abril que se tradujeron en cero senadores.

Siempre que el 10-N se diesen resultados similares, algo imposible de pronosticar, hasta cuatro millones de esos apoyos podrían ir a manos a los populares, al ser el partido más próximo ideológicamente. El PP obtuvo 13 millones de votos frente a los 21 del PSOE. Y los socialistas, con apenas un 29,5% de los sufragios, se hicieron con la mayoría absoluta de la Cámara alta.

Entre otras funciones, el Senado es el encargado de autorizar, a iniciativa del Gobierno, la aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir una autonomía. Y ese argumento fue el que llevó a Pablo Casado el 28-A a proponer a Ciudadanos listas conjuntas. En esta ocasión, renovó la propuesta, aunque no sólo para el Senado, sino también para el Congreso. La coalición España Suma, en todo caso, no prosperó.

Ahora Vox ha optado por dar un paso al constatar la imposibilidad de conseguir ningún representante en la Cámara alta, al margen de los de designación autonómica. «Creemos que el Senado debe de tener el máximo número de representantes dispuestos a aplicar sin miedo y de manera inmediata el artículo 155 de la Constitución. Los senadores de Vox desde luego lo harán», justificó este miércoles Abascal tras anunciar la decisión de su partido.

La dirección del PP, sin embargo, cree que donde se juega la gobernabilidad es en el Congreso y algunas fuentes sugieren que Vox debería plantearse no concurrir en aquellas circunscripciones en las que más difícil le resulta lograr representación. Una idea que formuló Casado como petición antes del 28-A.