El abogado de Ángel Boza pedirá su libertad en septiembre

Los cuatro vigilantes de seguridad ratificaron ante el juez su versión de la huída de Ángel Boza. Que el menor de La Manada los arrolló con su coche cuando huía a través del garaje del centro comercial sevillano donde acababa de sustraer unas gafas de sol. El vahículo rozó el cuerpo de uno de los vigilantes, aunque no le provócó lesiones. El abogado insiste en que no se trata de un robo con violencia como apreció el juez que lo envió a prisión provisional, sino de un hurto y dice que pedirá la libertad de Boza en septiembre, cuando se incorpore de sus vacaciones el titular del juzgado sevillano.