Un yihadista de Alicante reveló los planes del Estado Islámico para atentar en Francia

Un detenido en una operación en España contra captadores para la yihad en Siria. /
Un detenido en una operación en España contra captadores para la yihad en Siria.

Dos terroristas capturados en el verano confesaron que habían recibido órdenes para atentar contra salas de conciertos francesas

J. TORRESALICANTE

Un yihadista de nacionalidad marroquí, pero con residencia en Alicante, reveló el pasado mes de junio los planes del Estado Islámico (EI) para atentar en Francia y otros países europeos. Los datos proporcionados por ese yihadista permitieron a las autoridades francesas capturar en París, en el mes de agosto, a otro terrorista que había recibido adiestramiento en Siria y que había viajado a París con instrucciones para atentar contra una sala de conciertos con el objetivo de causar una gran matanza.

Lo ocurrido en París durante la noche del viernes al sábado, con varios atentados en la capital francesa, el más grave de ellos cometido en la sala de conciertos Bataclan donde se contabilizaron más de 80 muertos, coincide con los planes descubiertos el pasado verano a raíz de la captura en el país galo del terrorista Reda Hame gracias a la información facilitada por el yihadista de Alicante. Un segundo yihadista capturado en Francia en julio también había confesado haber recibido órdenes para atacar una sala de conciertos.

El Estado Islámico ha estado adiestrando durante los últimos meses en Siria a varias células preparadas específicamente para ser enviadas a diferentes capitales europeas, entre ellas París, con el propósito de llevar a cabo acciones terroristas de gran impacto. Esta información fue conocida a raíz de los interrogatorios realizados en Polonia al ciudadano marroquí Abdeljalil Ait Elkaid, de 31 años, con residencia en Alicante.

Ait Elkaid viajó a Siria, junto con otro individuo, en septiembre del pasado año y se incorporó a las filas del Estado Islámico (Daesh, en árabe). Recibió entrenamiento, participó en combates y tuvo responsabilidades en las telecomunicaciones del grupo terrorista antes de ser encuadrado en un grupo de yihadistas de procedencia europea a los que el EI seleccionó para regresar a cometer atentados, según fuentes de la lucha antiterrorista. Los países en los que estos yihadistas tenían que actuar preferentemente eran Francia, Bélgica y Alemania.

La Guardia Civil detectó el pasado año que Ait Elkaid había abandonado España y se había incorporado a las filas del Estado Islámico en Siria. Los servicios de información del Instituto Armado comunicaron el hecho al Juzgado Central de Instrucción número 1 de la Audiencia Nacional que, en el mes de enero, dictó una orden internacional de detención. En junio se detectó su salida de Siria y su desplazamiento a Polonia donde fue detenido gracias a la colaboración entre la policía de ese país y la Guardia Civil. Un mes más tarde fue extraditado a España y encarcelado.

Al parecer, Ait Elkaid había recibido un permiso por parte de sus jefes del Estado Islámico para hacer un viaje a Europa con el encargo de recoger información para cometer atentados en París y Bruselas. Las indicaciones recibidas señalaban que, en la capital francesa, tenía que buscar lugares que estuvieran especialmente concurridos de público para que los atentados tuvieran el mayor impacto posible. Con la información que recabase tenía que regresar a Siria para ponerla a disposición de sus jefes en el grupo terrorista. El sospechoso no pudo completar su periplo ya que fue interceptado en Varsovia antes de haber tenido ocasión de viajar a París y Bruselas como se le había indicado.

Durante su interrogatorio en Polonia, facilitó informaciones sobre los planes del Estado Islámico para atentar en capitales europeas y reveló la existencia de un grupo de yihadistas adiestrados específicamente para realizar estos ataques.

Entre las informaciones proporcionadas por Abdeljalil Ait Elkaid se obtuvieron datos sobre otro yihadista francés, de nombre Reda Hame, que, al igual que su compañero marroquí, había estado residiendo en Raqqa, capital del territorio controlado por el Estado Islámico en Siria. Hame regresó de Oriente Medio haciendo una larga y compleja ruta destinada a evitar que se localizara su pista. Partió de la ciudad turca de Gaziantep hacia Estambul y de aquí salió con destino a Varsovia, igual que el yihadista alicantino. Siguió por Praga y Amsterdam antes de llegar a su destino, en París.

Bajo vigilancia

La Dirección General de Seguridad Interior (DGSI), gracias a los datos transmitidos por la Guardia Civil, logró localizar a Reda Hame y lo mantuvo sometido a vigilancia durante un mes y medio hasta que procedió a su arresto el 11 de agosto pasado. Hame, que había sido herido por la explosión de una granada en Siria, confirmó a la policía francesa la información que había facilitado Ait Elkaid en Polonia sobre los planes del Estado Islámico. Declaró que había recibido instrucciones para perpetrar un atentado que causara el mayor número posible de víctimas y que tenía órdenes para atacar una sala de conciertos.

La cadena de televisión francesa BFM TV reveló el pasado mes de septiembre que otro yihadista que había retornado de Siria en el mes de julio también había confesado que le habían ordenado atacar una sala de conciertos.

La guerra de Siria, con la presencia de grupos yihadistas que controlan importantes territorios tanto en ese país como en Irak, ha provocado una riada de voluntarios que han viajado desde diferentes países europeos para enrolarse en diferentes grupos yihadistas. Inicialmente la mayor parte de esos voluntarios se encuadraron en las filas del Frente Al Nusra, la franquicia de Al-Qaida en Siria, pero el flujo de combatientes se ha desviado hacia el Estado Islámico.

Entre los terroristas que han viajado a combatir a Siria hay cuatro que habían residido en el País Vasco antes de desplazarse a la zona de guerra. Tres de ellos, Redouan Bensbih, Noureddine el Mejdoubi y Radwan Hamidi, han perdido la vida combatiendo en las filas del Frente Al Nusra o del Estado Islámico.