La pólvora acompaña a la Virgen en Yecla

Un arcabucero dispara la pólvora. /SIETE DÍAS YECLA
Un arcabucero dispara la pólvora. / SIETE DÍAS YECLA

La procesión de la Patrona, los nuevos nombramientos y los fuegos artificiales cautivan al público en el día grande de las fiestas

ÁNGEL ALONSO

El municipio celebró ayer a lo grande el día de la Inmaculada. La imagen de la Patrona fue el centro de atención de los miles de vecinos que acompañaron a la Virgen del Castillo, que fue portada en un trono lleno de flores que el pasado viernes entregaron los propios vecinos en la Basílica de La Purísima. Los arcabuceros volvieron a disparar la pólvora durante el recorrido y dieron por concluida la procesión con las estruendosas arcas cerradas en el atrio de la Basílica.

El juego de la bandera comenzó en el inicio de la calle San Francisco con el Mayordomo haciendo un alarde de esfuerzo al recorrer un centenar de metros sin cesar ni un solo momento de jugar con la insignia. En ocasiones de pie, otras de rodillas, Ascensio Martínez se ganó el aplauso de los que le acompañaron en ese camino hacia el templo y el cariño de los suyos, que se fundieron con él en un gran abrazo al finalizar el acto.

Este fue el final de un día que comenzó con una misa organizada por la Asociación de Mayordomos en la Basílica de la Purísima, que estuvo repleta de fieles. Posteriormente, la compañía Capitán Martín Soriano Zaplana se trasladó hasta la plaza del Concejal Sebastián Pérez, donde se realizó la proclamación de los Clavarios de este año, quienes serán los Mayordomos de 2019.

Una vez que las agrupaciones de escuadras estuvieron formadas en la zona próxima a la Iglesia Vieja, empezó el Clavario del Bastón, José Luis Soriano Morata, a subir lentamente mientras disparaba el arcabuz hasta llegar a la altura del presidente de la Asociación de Mayordomos, José Francisco Puche, quien le nombró oficialmente Clavario del Bastón. Muy emocionado, con lágrimas en los ojos, el nuevo Clavario fue saludando a los miembros de su escuadra, Minerva, y al resto de personas que configuran la oficialidad de las celebraciones.

En la insignia de la bandera, Francisco Martín Azorín Yago fue proclamado Clavario. Posteriormente, recibió la felicitación de la escuadra a la que pertenece, Capitán Zaplana, que desfiló en el último lugar de toda la soldadesca. Desde ahora, los Clavarios ya pueden estar junto a los Mayordomos y pueden participar como tales en los actos propios que se desarrollarán. Después del acto, en la ciudad de Yecla olía a un plato típico que no falta en las cocinas cada 8 de diciembre: las pelotas de relleno.

El cortejo de la tarde

Los actos de las fiestas prosiguieron por la tarde con la tradicional procesión de la Virgen, que siempre es un acto muy especial para los vecinos. Estos, como viene siendo habitual, se agolparon al paso de la Patrona. En las proximidades del mercado de San Cayetano se vivió uno de los momentos más esperados: el tradicional 'castillico' de fuegos artificiales. Miles de personas se congregaron en la calle San José para ver en primera persona este espectáculo pirotécnico que comenzó al terminar el Mayordomo de la Bandera de jugar la insignia. El círculo formado por el público que se agolpaba en la zona fue el escenario de ese corto juego de la Bandera.

Más tarde, volvieron a tronar los arcabuces con más fuerza que nunca a la llegada de la comitiva a la calle San Francisco. El Mayordomo del Bastón, Jorge Ruiz, estuvo disparando ininterrumpidamente sus arcabuces y flanqueando al de la Bandera mientras este jugó la insignia subiendo camino de la Basílica, entre el disparo de las atronadoras arca cerradas.

La noche también mantuvo unas condiciones meteorológicas favorables, sin que el temido viento soplara con fuerza. Lo que permitió al Mayordomo lucirse en su juego hasta las puertas de la Basílica y dar por concluida la jornada. Está previsto que el próximo domingo se retomen las fiestas patronales con la Subida de la imagen de la Virgen del Castillo a su santuario.

Temas

Yecla
 

Fotos

Vídeos