La Policía busca a varios menores por provocar fuegos en naves e institutos de Yecla

Uno de los bomberos, en el último fuego registrado. / a. alonso
Uno de los bomberos, en el último fuego registrado. / a. alonso

Los efectivos tratan de dar con el paradero de estos jóvenes, que habrían anunciado en las redes sociales nuevos incendios

ÁNGEL ALONSO YECLA

Son cinco incendios de consideración en las últimas semanas. La Policía Local de Yecla ha incrementado la vigilancia para intentar localizar a los autores de varios incendios registrados en el municipio. La investigación se centra en un grupo de jóvenes. Los agentes casi localizan a estos sospechosos hace unos días, cuando en un margen de media hora se declararon dos incendios en zonas cercanas.

El primero ocurrió en un almacén de una fábrica del sector del mueble, situada en el extrarradio. El segundo provocó que se calcinaran parte de los arbustos situados en la parte trasera del instituto José Martínez Azorín. Entre ambos lugares hay apenas un kilómetro de distancia.

En el almacén, situado en la carretera de Caudete, ardieron materiales para la fabricación de muebles, como gomaespuma, y en el centro educativo las llamas calcinaron una decena de metros de arbustos situados en la valla trasera del edificio. Los bomberos del parque de Yecla tuvieron que repartirse para poder atender sendas emergencias declaradas en ese escaso margen de tiempo.

«Los agentes que atendieron los dos sucesos casi simultáneos estuvieron a punto de pillar in fraganti a un grupo de jóvenes que salieron huyendo al ver la presencia policial», confirma el concejal de Seguridad Ciudadana, Juan Miguel Zornoza. «En estos dos fuegos no hubo que lamentar daños personales, pero sí materiales. Sobre todo, en el caso del almacén», puntualiza. Esta situación está creando alarma entre los vecinos, que se preguntan sobre la posible intencionalidad de estos fuegos. «No considero que se puede hablar de oleada de incendios, pero sí que nos preocupa este asunto», puntualiza Zornoza.

Se da la circunstancia de que una semana antes, en la misma zona, otro fuego arrasó más de 20 metros de arbustos, lo que creó gran alarma entre los vecinos por la intensidad de las llamaradas. El cuarto fuego ocurrió hace un mes en una nave abandonada que fue utilizada como restaurante hasta hacía una década. Y el quinto se produjo en una fábrica de colchones. «Creemos que en este último no tuvieron nada que ver los menores, aunque habrá que averiguarlo», apuntan fuentes del cuerpo.

No es la primera oleada

Esta no es la primera oleada de incendios intencionados que sufre el municipio. En primavera de 2004 una docena de camiones, un par de turismos y varios inmuebles ardieron a causa de varios fuegos que se produjeron en cadena. Los agentes arrestaron a las pocas semanas a varios menores de edad, a quienes se acusó de la autoría de los mencionados sucesos, cuyos daños fueron cuantiosos.

Fuentes consultadas por 'La Verdad' aseguran que los agentes policiales centran sus investigaciones en los vídeos publicados en varios canales de las redes sociales, donde varios menores fueron, al parecer, alardeando de estos sucesos y donde habrían anunciado los próximos fuegos en el municipio. Las mismas fuentes señalan que «estamos trabajando para tratar de dar con el paradero de los autores y averiguar en cuántos fuegos participaron».

 

Fotos

Vídeos