El alcalde propone más cámaras de seguridad ante el repunte de actos vandálicos en el municipio

La iniciativa llega tras conocerse que el gobierno local tuvo que afrontar una factura de unos 100.000 euros por destrozos este año

ÁNGEL ALONSO

El pago de una factura de 100.000 euros por los arreglos realizados a causa de los actos vandálicos en Yecla ha hecho que el gobierno local estudie alternativas para erradicar este problema. El equipo de gobierno plantea ahora a los vecinos la instalación de más cámaras de seguridad en distintos puntos del casco urbano para frenar los actos vandálicos que se registran los fines de semana.

Esta propuesta llega tras conocerse que el Consistorio tuvo que hacer frente a la mencionada factura de 100.000 euros por destrozos. El alcalde de Yecla, Marcos Ortuño, reconoce que «tenemos un problema de vandalismo que hay que corregir ya. Por este motivo, queremos incluir un plan de seguridad ciudadana como inversión».

Si se aprueba su instalación, no serán las primeras cámaras que se vean en el casco urbano. En mayo de 2016 se pusieron en funcionamiento las dos primeras en el jardín El Cespín y en una zona de juegos infantiles en la calle Generación del 27.

La nueva propuesta de un plan de seguridad ciudadana destinada a paliar el vandalismo se somete a un sufragio entre los vecinos, que pueden votar a través de los presupuestos participativos. «No tenemos el plan definido. Queremos saber lo que opinan los ciudadanos», expresa el regidor.

La pregunta sobre la presencia o no de cámaras en el casco urbano es solo una parte de una encuesta donde los yeclanos podrán decidir sobre aproximadamente el 70% de las inversiones municipales previstas para 2019. «Hemos apostado por consultar a los vecinos sobre cuatro bloques: gestión general del Ayuntamiento, inversiones, seguridad ciudadana y zonas verdes y de ocio infantil», afirma Ortuño sobre un sondeo en el que el ciudadano tendrá que responder diez preguntas y en el que encontrará varias cuestiones abiertas para que pueda exponer libremente sus inquietudes.