El notario Pedro Ángel Madrid Conesa fallece de forma repentina

El profesional falleció según fuentes familiares por una reacción alérgica que le produjo inflamación y la consiguiente falta de oxígeno

A. ALONSO

Incredulidad. Esa es la palabra que define la reacción de los vecinos de Yecla al enterarse ayer del repentino fallecimiento del notario Pedro Ángel Madrid Conesa. Era uno de los dos notarios de la ciudad que compartían despacho en la calle Pascual Amat.

Fuentes cercanas a la familia y a sus empleados explicaron ayer que supuestamente falleció debido «a una reacción alérgica» que le habría provocado la inflamación de la glotis y la consiguiente falta de oxígeno.

Madrid Conesa, que murió el miércoles, sumaba quince años de carrera profesional. Aunque residía en Las Torres de Cotillas, a más de un vecino le había comentado su deseo de seguir en Yecla hasta su jubilación porque se encontraba muy feliz en la localidad.

 

Fotos

Vídeos