Una vigilancia que evita hasta 460 muertes cada año

Alicia Negre
ALICIA NEGRE

La Asociación Española de Entidades Colaboradoras de la Administración en la Inspección Técnica de Vehículos (Aeca-ITV) se planteó el objetivo de analizar el impacto sobre la salud de los ciudadanos que podría suponer la retirada de la circulación (hasta su reparación) de aquellos vehículos rechazados por exceder las emisiones contaminantes permitidas. Materializó este reto en el estudio 'Contribución de la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) a la seguridad vial y al medio ambiente', realizado por el Instituto de Seguridad de los Vehículos Automóviles (ISVA) de la Universidad Carlos III. Un informe que llega a unas llamativas conclusiones, afirmando que esta labor permite evitar hasta 406 víctimas prematuras por exposición a contaminantes atmosféricos, con un coste económico adicional cercano a los 485 millones euros.

El análisis del ISVA va a un paso más allá y pone el foco en el importante número de conductores que, a día de hoy, eluden su responsabilidad de pasar la ITV. Según sus cálculos, el grado de absentismo ronda el 16,14% (en todo el país no pasan inspección al menos 2,6 millones de turismos que deberían hacerlo). Acabar con esta problemática lograría evitar cerca de 80 muertes prematuras más cada año.