Vencer al miedo de acampada

Un niño hace escalada en el albergue Complejo Rural Atalaya, en Cieza./Vicente Vicéns / AGM
Un niño hace escalada en el albergue Complejo Rural Atalaya, en Cieza. / Vicente Vicéns / AGM

El proyecto de atención psicosocial para niños y adolescentes de Afemce sirve de apoyo a más de cuarenta familias

MARTA SEMITIELMurcia

La infancia, ese bastión de esperanza intocable para muchos y tan desprotegido cuanto más vulnerable se presenta. La salud mental, ese tabú indescifrable para los que la observan desde lejos, ese miedo intolerable, esa impotencia que se aferra en las gargantas de las madres con hijos especiales. Y en mitad de la intemperie, luchando por la normalización del binomio que supone tratar la salud mental en la infancia y la adolescencia, asociaciones como Afemce. «Yo no sé qué hubiera sido de mi Luis sin el programa de la asociación», empieza a contar Maravillas Padilla y a mitad de la frase se acongoja, «probablemente no estaríamos hablando hoy».

Hace años que su hijo, un niño con problemas inmunológicos, cierto retraso en la madurez y temblores en las manos, se enfrenta a diario a una guerra con el 'bullying' en el instituto. «Tanto sufría que, en una ocasión, lo pillamos a tiempo intentando quitarse la vida. Iba a clase como si fuera al matadero. Me hinché a hablar con los profesores, pero me decían que mi hijo era muy especial y no toleraba las bromas, como si la culpa de que se metieran con él fuera nuestra. Pero en el momento que intervinieron los profesionales de Afemce, en el instituto empezaron a tomar más interés. Fue gracias a ellos que empezó a salir adelante». Hace dos años que Afemce diseñó el Proyecto de Intervención Infantojuvenil 'Clic', en cuyas actividades y terapias participan más de 40 familias como la de Maravillas. La más novedosa ha sido la acampada organizada por la asociación esta semana en el albergue ciezano Complejo Rural Atalaya, «un respiro familiar en el que hemos podido potenciar muchísimo la convivencia entre ellos y fomentar la autonomía de los niños y adolescentes. Para muchos de ellos era la primera vez que dormían fuera de su casa, y la verdad es que ha supuesto un subidón de autoestima brutal para ellos, porque el mero hecho de hacerse la cama, preparar el desayuno entre todos o ayudarse entre ellos les ha hecho sentirse muy válidos», explica Ana Rocío Pareja, trabajadora social de Afemce y principal responsable del Proyecto 'Clic'. «Ha sido muy gratificante ver cómo se enfrentaban a situaciones nuevas, como llenar un globo de agua por sí solos o hacer tirolina, y cómo se sentían al hacerlo. Los padres suelen ser muy sobreprotectores con ellos y esta acampada les ha servido a todos, tanto a hijos como a padres, para vencer miedos», apunta la psicóloga del programa, Gema Jordán.

Dos madres usuarias de la asociación inciden en la mejora de las habilidades sociales y el aumento de la independencia de sus hijos como los principales beneficios del programa

Entre los asistentes se encontraban los tres hijos de Pascuala Salmerón: los mellizos Mario, con esquizofrenia, y Alejandro, diagnosticado con TDA, «que está en Afemce para aprender a llevar a su hermano»; y Eloy, el más pequeño de los tres, con problemas de control de impulsos y arrebatos de agresividad. «La verdad es que ha sido la primera vez que dormían fuera de mi casa y no pude pegar ojo en toda la noche», ríe Pascuala, «pero para ellos ha sido un paso muy grande, se lo han pasado genial y querían quedarse más tiempo». Sus hijos fueron de los primeros inscritos al programa de Afemce, «y la verdad es que yo noté en ellos un cambio casi de la noche a la mañana, antes eran más agresivos, te contestaban por cualquier cosa. Ahora puedo salir con ellos sin miedo a cualquier sitio, antes todo eran discusiones, chillidos, patadas. Desde que están en Afemce están más tranquilos y más comprensivos y ha mejorado mucho la relación en casa».

Un mensaje de esperanza

Dos de los pilares más fundamentales del Proyecto 'Clic' son las terapias de grupo y el acompañamiento educativo. «Las familias necesitan que nosotros nos coordinemos con los colegios para la educación de los niños, e intervenimos cuando observamos cualquier problema o cuando hay que gestionar algo que los padres no saben hacer», explica Pareja. Desde Afemce inciden en la importancia de la atención a los problemas de salud mental desde las edades más tempranas, «porque el tratamiento no solo ayuda a que el niño se encuentre mejor, sino que previene que, al día de mañana, los problemas sean más serios o incluso se cronifiquen. Por eso animamos a todos los padres a que vengan a conocernos, porque este es un servicio gratuito y aquí no cerramos las puertas a nadie».

«Sin Afemce, mi hijo no hubiera podido aguantar el 'bullying' en el instituto» Maravillas Padilla

«Las relaciones en casa han mejorado muchísimo gracias a las terapias» Pascuala Salmerón

La prestación del Proyecto de Intervención Infantojuvenil 'Clic' es posible gracias a las subvenciones del Ayuntamieto de Cieza y de la Obra Social 'La Caixa', «sin la que seguramente no existiríamos».