Veinte aluniceros detenidos por desvalijar tiendas de telefonía

Imagen de uno de los robos captada por la cámara de seguridad de un comercio asaltado. / CNP

La Policía imputa a los arrestados más de treinta robos en 23 ciudades de toda España, entre ellas Murcia y Cartagena

LA VERDADMURCIA.

Agentes de la Policía Nacional han desarticulado una organización dedicada a cometer robos con fuerza mediante el procedimiento de alunizaje en tiendas de telefonía de toda España y han detenido a 20 personas, según informa el Ministerio del Interior.

Para cometer los robos se desplazaban por toda España y, hasta el momento, se les imputan 32 robos con fuerza en 23 ciudades, entre ellas Murcia y Cartagena.

El objetivo de los asaltos eran los productos expuestos en la tienda y expositores, cuyo destino final era Rumanía. La organización operaba de noche y con rapidez, incluso en menos de un minuto: recopilaban los terminales y huían del lugar. En total hay veinte detenidos, entre ellos el líder de la organización; once en España, cuatro en Rumanía, tres en Francia, uno en Italia y otro en Suecia.

Los teléfonos robados alcanzarían un valor de 700.000 euros. Se han recuperado 116 terminales sustraídos en el interior de una maleta propiedad de uno de los arrestados, interceptada en una empresa de paquetería. Durante la investigación, la Policía Nacional ha contado con la colaboración de la Unidad Nacional de Europol y la Agregaduría de Interior en Rumanía.

La investigación comenzó en 2017, a raíz del robo en una tienda de Albacete donde sustrajeron teléfonos valorados en 23.000 euros. El objetivo de la organización eran tiendas de telefonía móvil que asaltaban a altas horas de la madrugada, utilizando siempre uno o dos vehículos robados y que empotraban en la puerta o escaparate del establecimiento para poder acceder al interior. Además, empleaban una maza para romper la cerradura de la puerta de entrada al almacén del establecimiento y llevarse así también el material guardado.

50 segundos

Los agentes averiguaron que los miembros de la organización estaban altamente especializados en este tipo de robos y se desplazaban a varias provincias para ejecutarlos. En varios de los asaltos, el tiempo empleado para cometerlos era muy escaso, incluso de cincuenta segundos para recoger toda la mercancía. En una sola noche podían recorrer más de 1.000 kilómetros.

Los agentes identificaron a las personas que integraban la organización y constataron que rotaban continuamente. Una vez que un grupo ejecutaba varios robos, abandonaba España y dejaban paso a nuevos miembros de la organización llegados de Rumanía, donde enviaban los teléfonos robados a través de empresas de paquetería.