El vecino de Archena rociado con ácido «pidió ayuda hasta 51 veces»

La víctima, José Antonio Morao (d), abandona el juzgado junto a su letrado, José Ángel Alfonso. / N. GARCÍA
La víctima, José Antonio Morao (d), abandona el juzgado junto a su letrado, José Ángel Alfonso. / N. GARCÍA

La víctima, que ha perdido la visión del ojo izquierdo, declara por primera vez ante la juez en la causa abierta contra su mujer

Alicia Negre
ALICIA NEGREMurcia

José Antonio Romao llegó ayer al juzgado con el rostro cubierto por un amplio gorro y unas oscuras gafas de sol. Este vecino de Archena, al que su mujer Deijanira supuestamente quemó con un líquido corrosivo el pasado mes de mayo, comparecía por primera vez ante la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Molina de Segura para explicar su versión.

Durante cerca de dos horas, la víctima -que ha perdido la visión en el ojo izquierdo y tiene un tímpano perforado- relató a la juez los presuntos malos tratos que su esposa le infringía, debido a sus celos desaforados, y el calvario que vivió la noche del 15 de mayo, según explicó su letrado, José Ángel Alfonso. «Ha sido espeluznante», remarcó.

El relato de hechos que el afectado explicó cuadra perfectamente, remarca su abogado, con los de los diferentes testigos que ya han declarado en esta causa. Esta semana, además, la juez instructora pudo escuchar una grabación que realizó un vecino de la pareja la noche del suceso y en la que, explica el letrado, «se le escucha pedir ayuda hasta en 51 ocasiones». Esta parte ha reclamado a la juez que cite a declarar como testigos tanto al vecino que grabó esos supuestos gritos como a una trabajadora de la Cruz Roja que, previamente a ese ataque, le ofreció a José Antonio un manual para hombres maltratados y le dio una relación de pisos de alquiler económicos para que pudiese marcharse de casa. También busca que la magistrada escuche al jefe de la víctima, al que este supuestamente había pedido un adelanto del salario para poder irse del domicilio.

El abogado reclama que se cite al jefe del afectado, al que había solicitado un adelanto del salario para poder irse de casa

La acusada, aunque inicialmente aseguró que se trataba de un accidente, insiste ahora en que ella es la verdadera víctima y que recibía malos tratos físicos de su marido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos