Patronal murciana del transporte: «Vamos a hacer un cese de actividad»

Pérezcarro subiéndose a un camión de Suditrans en la Ciudad del Transporte. / nacho garcía / agm
Pérezcarro subiéndose a un camión de Suditrans en la Ciudad del Transporte. / nacho garcía / agm

La patronal murciana del transporte advierte de que habrá protestas si el Gobierno central sube el impuesto del diésel

Jorge García Badía
JORGE GARCÍA BADÍAMurcia

El sector murciano del transporte está con las espadas en alto ante el anuncio realizado por el nuevo Ejecutivo central, que lidera el socialista Pedro Sánchez, de elevar la fiscalidad del diésel. «Esa medida afectaría al cien por cien de la flota regional», alerta el secretario general de la Federación Regional de Organizaciones Empresariales de Transporte (Froet), Manuel Pérezcarro. Esta será una de las cuestiones que abordará la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) en la ciudad de Ávila, del 3 al 6 de octubre, en el Congreso Nacional de Empresarios de Transporte de Mercancías, al que asistirá la patronal murciana Froet.

-¿Cómo valora el sector la 'fiscalidad medioambiental' que quiere implantar el Gobierno estatal y que grava el precio del gasóleo?

-Están diciendo cosas sin tener conocimiento de los efectos que pueden tener esas decisiones. Aumentar la fiscalidad del gasóleo va a ser un desastre para toda la economía, no solo afecta a los transportistas, en España hay dieciocho millones de vehículos con motor de gasoil en los que se desplazan los ciudadanos. Una carga impositiva de ese calibre afectará a la economía en general.

«Sería demencial que, siendo el secretario de Estado un señor de Torre Pacheco, ese proyecto no saliera adelante»

-Se baraja elevar el impuesto del gasóleo de 30,70 céntimos por litro a los 40,25 del litro de gasolina. ¿Qué efectos prácticos tendría esta subida para las empresas murcianas del transporte?

-El gasóleo es el coste más importante que compone la explotación de un vehículo, por encima de los de personal. Cuando tu principal coste lo ves alterado de manera importante, la empresa sufre unas consecuencias importantes. Habría que aumentar un 15% el precio de los portes y es muy difícil repercutir el incremento en el precio de los portes porque eso conlleva discusiones con los clientes. Una subida de este calibre podría ser un desastre para el sector y estamos convencidos de que muchas empresas se verían obligadas a cerrar. Hay algunas compañías que han sobrevivido gracias al balón de oxígeno que les supuso la devolución del impuesto del 'céntimo sanitario'. El Gobierno tiene que pensar cualquier decisión que tome: esto supondría una pérdida de empleo y de competitividad para nuestras exportaciones. Venderemos menos productos fuera. En cuanto a las manifestaciones de la ministra de Transición Ecológica, o como se denomine eso exactamente, creo que es una chorrada lo que ha dicho de eliminar el gasóleo. ¿Cómo vas a eliminar un producto esencial?

-¿Habrá movilizaciones?

-Con seguridad habrá algo, así se advirtió desde nuestra confederación nacional. Tal y como se está atacando ahora mismo al sector del transporte por carretera, seguramente habrá que adoptar medidas de presión y dejaremos de llevar los yogures y a ver qué pasa. Nosotros no podemos hablar de huelga, pero vamos a hacer un cese de actividad en el momento en que esto se ponga.

- Tesla fabrica ya camiones eléctricos y la compañía norteamericana asegura que los costes operativos son un 20% más económicos que los de un diésel. ¿Cree que el sector para evitar perjuicios como la referida 'fiscalidad medioambiental' debería de haber apostado antes por la movilidad sostenible?

-Las energías alternativas están en pañales. Los camiones de Tesla están en fase de pruebas, pero cuánto van a costar. El sector puede apostar por alternativas sostenibles siempre que sean sostenibles económicamente. Nadie sabe lo que vale un camión eléctrico. No es que el sector no quiera cambiar, es que a lo mejor no puede cambiar. Los vehículos a gas solo los tienen empresas que prestan servicios a ayuntamientos, como la recogida de basura. Hay alguna empresa que ha incorporado algún camión a gas para ver cómo funciona, pero son más caros que los de gasoil. La tecnología, primero, tiene que ponerse a precio de mercado.

-El Ministerio de Fomento eliminará los peajes de las autopistas conforme vayan acabando sus concesiones. ¿Están contentos?

-Este Gobierno no sabe lo que dice. Al final, alguien tendrá que pagar eso. Si no se vuelven a poner peajes porque no es políticamente correcto, porque los peajes no le gustan al ciudadano, seguro que se inventan otra vez el peaje para los camiones y nos imponen la euroviñeta que hasta ahora en España no se ha puesto. Nos tememos que haya una trampa y todas las comunidades autónomas empiecen a desarrollar la euroviñeta. No está el horno para bollos y si aquí se sigue apretando, la olla explota.

-A juicio de Froet, ¿cuál es la infraestructura en la que el nuevo Gobierno estatal debería actuar de forma prioritaria?

-Es imprescindible el desdoblamiento de la autovía A-7 entre Puerto Lumbreras y Crevillente. También los arcos Norte y Noroeste para evitar los cuellos de botella.

«Desde Ferrmed se darían con un canto en los dientes si hubiese un trasvase del transporte por carretera al ferrocarril del 10%»

-Precisamente, la construcción de un tercer carril en la A-7 conllevará la eliminación del acceso de la MU-30 a Alcantarilla y a la RM-C1 de Barqueros y Fuente Librilla. ¿Qué opina de la postura de rechazo a ese punto del proyecto que promueven los grupos de la oposición en Alcantarilla y el alcalde de Mula?

-Los gobiernos están para tomar decisiones que muchas veces no gustan a todo el mundo porque alguien se ve perjudicado, pero habrá que sopesar qué es lo mejor de manera general. Si hay algo que perjudica y se puede soslayar, que se haga, y si hay algo que perjudica, y no se puede solucionar, pues habrá que ir al interés general. Creemos que el tercer carril de la A-7 estaba ya en fase de lanzamiento y de trabajar. Sería demencial que siendo el secretario de Estado de Infraestructuras, un señor de Torre Pacheco, que eso que es una infraestructura vital para la Región, no se sacase adelante. Si había puesta una fecha, este caballero tendría que luchar porque fuera lo antes posible, pero estamos despistados con este Gobierno.

-¿Cree que el Corredor Mediterráneo les quitará trabajo?

-La inmediatez que tiene el transporte por carretera no la tiene ni el mejor ferrocarril del mundo. Desde Ferrmed se darían con un canto en los dientes si desde el transporte de mercancías por carretera hubiese un trasvase al ferrocarril del 10%. Ahora mismo transportamos el 100% de las mercancías perecederas.

-Al margen de la subida de impuestos al gasóleo, ¿qué otros temas de interés abordarán en el Congreso Nacional de Empresarios de Transporte de Mercancías?

-Hay varios temas, uno es el de las empresas buzón: compañías españolas que abren una empresa ficticia con sede en un despacho en Rumanía, matriculan los camiones allí y contratan a conductores rumanos y pagan la Seguridad Social 500 euros al mes más barata que en España, pero no tienen actividad en aquel país. Aquí hay que dar un escarmiento y el Gobierno no puede ser timorato.

«Las energías alternativas están en pañales; no sabemos qué costarán»

- Este año han sido sorprendidos ebrios 14 camioneros y un conductor de autobús y bajo la influencia de sustancias estupefacientes, 54 conductores de camión y dos de bus. ¿Qué le parecen estos datos?

-Un disparate. Debería ser cero. Los sindicatos piensan que queremos meter los test aleatorios en el convenio como medida disciplinaria. Si un conductor mío bebe o se droga, tengo que despedirlo. Otra cosa es que sepa que tiene un problema [con sustancias] y no conduce, entonces actuaré de otra forma con él.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos