El Museo Arqueológico abre parcialmente con una exposición sobre la restauración

Tras tres años cerrado, la muestra presenta piezas ya restauradas y las primeras vitrinas antisísmicas que existen en España

P. W. R. LORCA.
Inauguración en el Museo Arqueológico de la exposición 'Tesoros restaurados'. :: Paco Alonso / AGM/
Inauguración en el Museo Arqueológico de la exposición 'Tesoros restaurados'. :: Paco Alonso / AGM

El Museo Arqueológico reabrió ayer sus puertas de forma parcial, tres años después de que los terremotos provocaron importantes daños en el edificio y en la colección expuesta. Esta reapertura se limita a una exposición temporal de piezas restauradas, que incorporan la novedad de las primeras vitrinas antisísmos que existen en España, especialmente diseñadas para este museo.

La exposición lleva el nombre de 'Tesoros restaurados' y consta de 83 de las piezas más significativas que resultaron dañadas por los seísmos, algunas de época prehistórica, pero la mayoría de los siglos II, XIII y XV. Todas las piezas con daños, 154, fueron restauradas en los meses siguientes por expertos del Instituto de Patrimonio Cultural de España.

A esta reinauguración acudió, junto con el alcalde Jódar; y la edil de Cultura, Sandra Martínez; el subdirector de Museos Estatales, Enrique Varela, que hizo hincapié en esta nueva vitrina 'antivuelco', especialmente diseñada para el Arqueológico lorquino, con el objetivo de prevenir daños ante un nuevo terremoto. La idea, según Varela, surgió en noviembre de 2011, durante las Jornadas Internacionales de Patrimonio en Riesgo que el Ministerio de Cultura organizó en Lorca. «Las bases de estas vitrinas suponen un importante avance en la investigación museográfica y están diseñadas para que el movimiento no repercuta en el espacio en el que se exponen las piezas». Estas vitrinas, que se irán incorporando en el futuro al resto del museo, incluyen elementos de sismorresitencia en los materiales y anclajes al suelo y en el interior de la urna para mantener inmóvil la pieza expuesta.

La muestra, que ayer se abrió al público en horario, de martes a sábados, de 10 a 13 y de 17 a 10 horas, también podrá visitarse los domingos, de 10 a 14 horas. Está dividida en seis ámbitos temáticos, con piezas tan significativas en cada uno como una tinaja andalusí del siglo XII con reposadero, aparecidos en la antigua iglesia de las Mercedarias.

También se han incluido cuatro lámparas de vidrio del siglo XV de las halladas en las excavaciones de la sinagoga del castillo y una estatuilla del dios Mercurio, del siglo II, aparecida en la pedanía de Coy. De la época romana, aparte del mencionado Mercurio, hay una serie de platos y ollas aparecidos en excavaciones realizadas en el carril de Caldereros. La entrada del museo, tras la reciente reforma, está presidida por la última gran pieza arqueológica localizada en Lorca, un miliario romano de la Vía Augusta de la época del emperador Octavio, hallado en el cauce del Guadalentín tras la riada de 2012.

La concejal de Cultura explicó que las obras del resto del museo ya han concluido en el aspecto estructural y de reforma interior, pero ahora se trabaja en el diseño de un nuevo programa museográfico para la colección permanente en las cuatro salas de la planta baja. En los próximos días se terminará de tramitar una subvención autonómica para culminar esa musealización que permitirá cambiar el discurso expositivo del Arqueológico lorquino, que no había sido modificado en sus 22 años de historia.