Todo por un 'pastelico' de carne

La pastelería Roses de la plaza de Camachos se alzó con el premio al mejor pastel en el concurso por su textura, sabor y presentación. 16 confiterías de Murcia reparten más de 10.000 manjares de hojaldre en Belluga

M. CARMEN RAMÍREZMURCIA.
Conseguir un preciado manjar de hojaldre fue un verdadero premio, ya que hubo que esperar más de una hora en la cola. Estas chicas saborearon el momento./
Conseguir un preciado manjar de hojaldre fue un verdadero premio, ya que hubo que esperar más de una hora en la cola. Estas chicas saborearon el momento.

Tiene el pastel de carne la particularidad de ser de los pocos manjares típicos que no se elaboran en casa. Debe ser por su dificultad y porque la técnica es complicada. También porque este exclusivo producto tiene sus trucos y solo los buenos confiteros le saben pillar el punto. Por eso, un buen pastel de carne es un importante reclamo para las confiterías murcianas. Y por eso también, no hay mejor regalo en las fiestas que ejemplares de este plato que lleva más de quinientos años entre los murcianos.

Todavía quedaba una hora para que se abrieran las barreras y la cola de gente ya ocupaba toda la plaza Cardenal Belluga. Hasta 10.000 pasteles de carne fueron devorados. Dieciséis confiterías murcianas elaboraron y colaboraron calentando sus pasteles para ofrecerlos a la temperatura ideal en hornos habilitados en la misma puerta de la Catedral.

Fueron el alcalde Miguel Ángel Cámara y el concejal de Festejos quienes iniciaron el reparto, ofreciendo con sus propias manos los primeros pasteles de carne a los pacientes que ocupaban los primeros puestos de la fila. Con este alarde de generosidad, el centro de la ciudad se convirtió en un hervidero de personas que no querían desperdiciar la oportunidad de degustar una exquisitez autóctona tan tradicional y encima por la cara.

El reparto fue fluido y ordenado, todo lo que se puede esperar cuando hay 10.000 pasteles de carne en juego. Y aunque la cola fue larga, la espera mereció la pena. Satisfacción y alegría por recibir esta típica merienda-cena murciana, aunque hubiera que aguantar de pie una hora.

Entre los pasteles que se repartieron se encontraba el mejor de Murcia, el elaborado por la confitería Roses de plaza Camachos. El concurso de esta sexta edición contó con 16 participantes y fue Roses de Camachos la que se alzó con el título después de que el jurado evaluara textura, sabor y presentación de los ejemplares que probaron. José Albaladejo, gerente de Aguas de Murcia; Tomás Zamora, expresidente de Croem; Salvador Zamora, catedrático de Nutrición; Rodrigo Borrega, presidente de la Academia de Gastronomía; M. Dolores Baró, directora del programa Cocina con Baró; José Adrián López, presidente del Gremio de Pasteleros de Alicante; Alberto Requena, vicepresidente de la Academia de Gastronomía, y Antonio Botías, cronista oficial de Murcia, integraban el jurado.

Los comensales hicieron la digestión con cerveza Estrella de Levante.