El agua desalada cubrirá ya el año próximo la tercera parte del consumo urbano

La Mancomunidad de Canales del Taibilla dispondrá de menos recursos de la cabecera del Tajo

M. B.MURCIA.
Imagen de archivo de la desalinizadora de Escombreras.:: Antonio Gil/AGM/
Imagen de archivo de la desalinizadora de Escombreras.:: Antonio Gil/AGM

Una tercera parte del consumo urbano de agua de la Región de Murcia y del sur de Alicante procederá el año que viene de las plantas desalinizadoras, ya que la Mancomunidad de Canales del Taibilla dispondrá de menos recursos de la cabecera del Tajo. La explotación del Trasvase ha entrado en una nueva etapa con la aplicación del Memorándum, que ha coincidido con los 35 años de historia del acueducto.

Los regadíos dispondrán a partir de ahora del 75% de los volúmenes trasvasados, lo cual significa que la dotación total para lo abastecimientos se reducirá entre 50 y 60 hectómetros anuales, que serán suplidos con las desalinizadoras. Este nuevo reparto puede tener repercusiones en las tarifas de agua. El Ministerio considera que los usos urbanos e industriales pueden afrontar los costes unitarios de la desalinización, pero no así los regadíos porque consumen mayores volúmenes.

Las cuatro fábricas de agua que tiene la Mancomunidad de Canales del Taibilla en San Pedro del Pinatar y Alicante siguen paralizadas por falta de demanda. Solo realizan labores de mantenimiento. Tienen una capacidad de producción superior a los 80 hectómetros anuales, pero llevan varios años bajo mínimos por el descenso del consumo y la baja actividad económica. El territorio de la Mancomunidad abarca más de 2,5 millones de habitantes, que son abastecidos por los caudales de la cabecera del Tajo y el río Taibilla, suficientes últimamente para cubrir unas necesidades totales de 200 hectómetros cúbicos.

El Tajo ha proporcionado hasta ahora un máximo de 131 hectómetros cúbicos en destino, que eran la suma de 110 asignados mas un plus por las pérdidas que se producían en el transporte. Con la ley de Evaluación Ambiental y las nuevas reglas de explotación que garantizan la continuidad del acueducto, la Mancomunidad recibirá entre 70 y 80 hectómetros de media. El resto de las necesidades se completarán con los recursos propios del río Taibilla y las desalinizadoras. Cuando menos agua tenga el Taibilla, habrá que desalinizar más. Este organismo dependiente del Ministerio de Medio Ambiente ya tiene asumida la nueva situación.

Para lo que resta de año hidrológico, hasta octubre, hay recursos suficientes para no tener que activar las desalinizadoras, pero la situación cambiará en el siguiente ejercicio.

Además de sus cuatro instalaciones, la Mancomunidad cuenta con caudales de las plantas de Torrevieja, Valdelentisco y Águilas que son propiedad de Acuamed. Los convenios firmados en la etapa anterior obligan a la Mancomunidad a comprar hasta 70 hectómetros anuales, pero no los necesita. Aunque no los consuma, debe pagar los costes fijos de explotación, lo cual ha suscitado una controversia entre ambos organismos.