El ritmo de venta de sillas supera al de años anteriores

P. W. R. LORCA

Decir que se palpa la cercanía de la Semana Santa suele ser un tópico propio de estas fechas, pero es que este año se aprecia de una manera tangible el interés que las procesiones están despertando. Una de esas señales quedó materializada el pasado domingo con los actos del anuncio, protagonizado por azules y blancos. La participación de cofrades y simpatizantes alcanzó niveles desconocidos en los últimos años.

El otro barómetro que sirve para medir el interés hacia los desfiles bíblico pasionales lo tenemos en la compra de asientos para ver las procesiones. Según fuentes de las dos cofradías que se encargan de esa ventas, «todo marcha viento en popa y la demanda en este momento supera las previsiones».

Los precios se han mantenido al mismo nivel que en 2013, esto es, 51 euros en primera fila; 48 en segunda; 44 en tercera, 41 en cuarta y 35 en quinta, en el sector principal, que es la mayor parte de las tribunas.

En los extremos, las tribunas más próximas al Óvalo y a la calle Floridablanca, hay precios más económicos. Primera fila 36 euros; segunda, 33; tercera, 30; cuarta, 27; y quinta, 25. En ambos sectores el comprador tiene derecho a presenciar las procesiones de Jueves y Viernes Santo.

También este año, tras la experiencia del pasado, se ha puesto a la venta los asientos para ver las procesiones de Viernes de Dolores y Domingo de Ramos, al precio de tres euros cada día. Las colas fueron notables en los dos primeros días de venta tanto en el Paso Blanco como en el Azul.