La Arcadia energética es posible

La Fundación Desarrollo Sostenible patenta un sistema fotovoltaico para autoabastecimiento al margen de la red eléctrica

MIGUEL ÁNGEL RUIZTWITTER: @MARUIZLVMURCIA.
Eusebio Ramos (patrono de la FDS), Emilio Ballester (presidente de la fundación), José Antonio Cobacho (rector de la UMU) y Domingo Jiménez Beltrán (patrono), explicando la campaña. ::                             NACHO GARCÍA / AGM/
Eusebio Ramos (patrono de la FDS), Emilio Ballester (presidente de la fundación), José Antonio Cobacho (rector de la UMU) y Domingo Jiménez Beltrán (patrono), explicando la campaña. :: NACHO GARCÍA / AGM

Sí, es posible desconectarse de la red y encender la luz, calentar el agua o poner la tele sin pasar por la taquilla de las grandes compañías de distribución eléctrica. Ya lo era mediante los sistemas de placas que se utilizan desde hace años, sobre todo en zonas rurales donde no llegan los tendidos, pero ahora es completamente fiable, sencillo y accesible gracias a un sistema -Alway Ongoing Sufficency System, AOSS- patentado en Murcia por la Fundación Desarrollo Sostenible (FDS) y un grupo de empresas de este sector. El 'invento' fue presentado ayer en el Rectorado de la Universidad de Murcia con motivo de la campaña 'Corta los cables', que promueve esta fundación, con sede en la pedanía de San José de la Vega, en defensa de las energías renovables y el autoconsumo, que actualmente está penalizado por la reforma eléctrica del Gobierno -el llamado peaje de respaldo obliga a pagar por la energía que se genera y se consume en el propio domicilio, aunque la fuente sea fotovoltaica-.

El Sistema de Autosuficiencia Eléctrica Permanente solo requiere una superficie aproximada de 40 metros cuadrados en una terraza o un tejado para instalar las placas y otros cuatro metros para montar la centralita, las baterías y un generador suplementario.

El AOSS garantiza el suministro del 90% de la energía que se consume en una casa o una empresa, porcentaje que puede ser mayor si se adapta el mayor gasto a las horas de insolación. El resto, si es necesario, se suple con un generador que puede ser de gas -en el caso de una vivienda individual- o de biomasa -si se trata de una instalación comunitaria-, explica Domingo Jiménez Beltrán, exdirector de la Agencia Europea de Medio Ambiente, pionero entre los defensores de la energía solar y patrono de la FDS: «Lo ideal sería contar con un marco legal que permitiese el balance neto, como en algunos países europeos, para volcar a la red la energía que te sobra y tomar la que necesites, pero como no es posible, este sistema soluciona el problema». La novedad que presenta con respecto a los sistemas de placas tradicionales, «más rudimentarios», es que se ha conseguido afinar la relación entre las placas, las baterías y el generador para que siempre haya energía disponible. El coste para una vivienda media sería de unos 15.500 euros, amortizables en ocho años. A cambio, aseguran sus promotores, es factible cortar con la compañía eléctrica y olvidarse de pagar recibos.

La Fundación Desarrollo Sostenible creará un registro de empresas interesadas en la instalación, aunque renuncia a beneficios: «Nosotros nos limitamos al lanzamiento y la promoción para animar un cambio al que las eléctricas tienen mucho miedo», señala Jiménez Beltrán, quien destaca que se trata de un sistema «completamente murciano, porque además es en la Región donde más éxito ha tenido la fotovoltaica». Para este ingeniero y consultor ambiental, la luz solar debería ser la fuente principal de energía en un futuro cercano, «especialmente en comunidades como Murcia». La realidad, sin embargo, es que en Alemania hay instaladas cinco veces más placas solares que en España.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos