«El crimen es un fenómeno social que no se puede controlar»

Álvaro Pérez Estudiante de Criminología

Álvaro Pérez. ::                             J. L. V./
Álvaro Pérez. :: J. L. V.

'Factores y Evolución del Crimen Social en La Alcayna' (2013) es un estudio de Álvaro Pérez, basado en la criminología ambiental, que trata de explicar y prevenir el comportamiento delictivo a través del entorno físico y el diseño arquitectónico y urbanístico. Está basado en las ideas de Óscar Newman sobre el 'Espacio Defendible'. Este estudiante de Criminología ha elegido la urbanización molinense de La Alcayna para analizar la realidad social del delito, a través del estudio de las causas y la evolución de la criminalidad.

-¿Por qué ha optado por la urbanización de Molina de Segura?

-La Alcayna es una zona residencial que nació con la creación del Plan Parcial Urbanístico en 1978. Realizamos una observación longitudinal y transversal de todas los aspectos más característicos de la zona y cómo influyen éstos en la delincuencia. Su población ha crecido hasta superar los 6.000 habitantes. El desarrollo urbanístico se ha dado con rapidez. Los equipamientos y servicios empezaron a alcanzar su eficiencia hace aproximadamente una década. La presencia policial fue escasa en sus orígenes, pero desde que ha estado presente se han reducido sustancialmente los delitos.

-¿Qué conclusiones principales se pueden extraer de su estudio?

-Desde la puesta en marcha hace tres años del cuartel de la Policía Local en La Alcayna, la criminalidad se ha reducido un 30%. Se trata de una caída brutal, según las memorias policiales de 2011 y 2012

-¿Han podido contribuir otros factores?

-También se ha incrementado la presencia de patrullas del Cuerpo Nacional de Policía. Además, el control con barreras de los accesos, en la entrada y salida de la urbanización, ha podido influir. De todas formas, hay que tener en cuenta la 'cifra negra'.

-¿A qué llama 'cifra negra'?

-Es la figura oculta del crimen, lo que no detectan las autoridades. Son los delitos que se cometen y de los que tiene constancia la sociedad civil, pero no son denunciados ni figuran en las fuentes policiales. Esas faltas también tenemos que incluirlas. ¿Cómo se hace? Mediante encuestas de victimización.

-¿Se advierten datos negativos que puedan preocupar especialmente a la población?

-Hay un dato negativo que se debe comentar, pero no por razón de la actuación de la policía, sino por la propia naturaleza del crimen, que es un fenómeno social que nadie puede controlar. Si tuviéramos la fórmula, estaría solucionado. A pesar del importante decrecimiento de la criminalidad, últimamente se hacen patentes dos realidades cada vez más crecientes: robos en domicilios y tráfico de drogas.

-¿Tiene alguna recomendación para mejorar la situación?

-Creo que se ha ido por el buen camino, pero los agentes se ven desbordados, por lo que hacen falta más recursos.

-¿Qué metodología ha empleado?

-Me he basado en la recopilación de datos de carácter documental (fuentes bibliográficas criminológicas), estadísticas oficiales (con datos del INE, memorias de Policía Local y Nacional…) y encuestas a vecinos, informes, entrevistas a agentes y otras personas vinculadas a la urbanización.

-¿A cuántas personas ha encuestado?

-Con mis humildes medios, tuve que usar una muestra de 60 personas, que han contribuido a la realización de este proyecto.