Educación marcará por decreto un método de enseñanza más experimental en Primaria

La nueva pedagogía, que se incluirá en el desarrollo normativo de la Lomce, buscará que los alumnos «sean capaces de aplicar lo aprendido»

F. CARRERESMURCIA.
Alumnos de Primaria participan en una actividad de la Semana de la Ciencia, en una foto de archivo. ::                             A. D./
Alumnos de Primaria participan en una actividad de la Semana de la Ciencia, en una foto de archivo. :: A. D.

La metodología de enseñanza en las aulas murcianas de Primaria dará un giro radical el próximo curso con un objetivo claro: que los alumnos sean capaces de aplicar lo que saben, que puedan utilizar los contenidos aprendidos para resolver problemas de cualquier disciplina. La Consejería de Educación fijará por decreto las directrices de la nueva metodología que tendrán que poner en práctica los maestros en sus clases durante los próximos meses, aprovechando el desarrollo normativo de la Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa (Lomce). Será la primera vez que la Comunidad dice a los maestros cómo tienen que enseñar y marca las directrices del sistema pedagógico. Hasta la fecha, el papel de la Administración se limitaba a fijar los contenidos.

La Lomce permite a las comunidades marcar las directrices metodológicas, y la Consejería de Educación ha decidido hacer uso de esa facultad para dar un vuelco al sistema de aprendizaje que, en muchas ocasiones, se aplica en las aulas de la Región, basado en la acumulación de contenidos. El nuevo modelo pretende tener un carácter más experimental, fomentar el espíritu crítico entre los estudiantes y convertir en cotidiano el trabajo en grupo. Si los escolares de tercero de Primaria, por ejemplo, están estudiando la nutrición en las plantas, no se limitarán a memorizar los clásicos esquemas que explican el proceso, «sino que se promoverá que los maestros realicen en el aula pruebas y experimentos con plantas», ejemplifica la directora general de Ordenación Educativa, Begoña Iniesta, que ha comenzado a redactar el desarrollo normativo de la Lomce a la espera de que el Ministerio de Educación concrete los flecos aún pendientes a los decretos que marcarán el currículo de Primaria.

La polémica Ley de Calidad amplía el margen de maniobra de la Consejería de Educación para desarrollar los currículos, pero además permite a las autonomías marcar las líneas pedagógicas que quieren en sus escuelas. Esos criterios metodológicos quedarán fijados por escrito, y serán de obligado cumplimiento para todos los maestros de la Región, como cualquier otro decreto.

Un equipo de 10 maestros

Además de las líneas generales para toda la Primaria, la Administración detallará directrices concretas para cada asignatura. Para su elaboración, la Consejería de Educación ha recurrido a la experiencia de un grupo de diez maestros de la Región que llevan años aplicando métodos de enseñanza más innovadores y creativos en su quehacer profesional. Entre ellos, Ignacio Bueno, quien es director del colegio público Río Segura de Murcia. Aunque el grupo de trabajo aún no ha concretado esas directrices, el objetivo a cumplir sí está decidido. «Se trata de simplificar el currículo y generalizar la evaluación por competencias. Es importante el desarrollo de la creatividad matemática y lingüística entre los alumnos, y para ello el profesor debe disponer de recursos que fomenten el pensamiento divergente, la creatividad», resume.

La filosofía de fondo de esta medida va en consonancia con las acordadas hasta la fecha por Educación en cuanto al desarrollo de la Ley de Calidad, y que pretenden instruir a los alumnos en la resolución de problemas más que en la acumulación de contenidos. La Consejería está elaborando también una asignatura encaminada a elevar la creatividad de los estudiantes. La materia se centra en trabajar y reforzar conceptos relacionados con la comprensión y expresión, tanto lectora como oral, así como la reflexión lógico-matemática.

La reforma educativa comenzará a aplicarse en próximo curso en los cursos impares (primero, tercero y quinto) de Primaria. Los cursos pares (segundo, cuarto y sexto) se sumarán a los cambios en una segunda fase, al curso siguiente. Así, las novedades afectarán solo a la mitad de los estudiantes de esa etapa, unos 55.000 en toda la Región.