El Vaticano tilda de «anómalo» el informe contra los abusos

R. C.ROMA.

El Vaticano contestó ayer con aspereza al duro informe de la ONU que acusa a la Santa Sede de encubrir a los clérigos pederastas. El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, consideró que la Comisión de Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño se ha extralimitado en sus funciones y competencias. Para el Vaticano, el documento que publicó el organismo sobre los abusos sexuales a menores perpetrados por sacerdotes es «anómalo» e ignora la «naturaleza específica» de la Santa Sede.

La postura de Lombardi rompe la convivencia pacífica que tradicionalmente han mantenido la ONU y el Vaticano. Pese a que Lombardi niegue la existencia de enfrentamiento alguno, las acusaciones directas de la ONU han escocido a los miembros de la Curia. El malestar está motivado por las supuestas injerencias de la comisión en asuntos doctrinales que son exclusivos de la Iglesia católica. «Lo más grave es que las observaciones han ido más allá de sus competencias e interfieren en las posiciones doctrinales y morales de la Iglesia católica, dando valoraciones morales sobre la contracepción, el aborto o la educación en las familias y la visión de la sexualidad humana».

En un artículo publicado en la web de Radio Vaticano, el jesuita se queja amargamente de que la ONU no llegue a comprender la singularidad de la Santa Sede, que constituye «una realidad diferente a la del resto de los Estados». El portavoz se lamenta de las pocas luces de la organización supranacional. «¿No son capaces de entenderlo o no lo quieren entender?».