Urbamusa acaba las 52 viviendas de realojo saqueadas por gamberros

El Ayuntamiento ejecutó un aval de casi 5 millones para reparar y terminar los dos inmuebles, tras dejarlos a medias la Junta de Compensación

M. M. G.MURCIA.
El edificio del Camino Viejo de Monteagudo. :: Fran Manzanera/AGM/
El edificio del Camino Viejo de Monteagudo. :: Fran Manzanera/AGM

La urbanizadora municipal, Urbamusa, ha terminado las obras de construcción de los dos edificios de realojo de expropiados del plan parcial Zarandona 3 que quedaron a medias por las dificultades de las empresas que forman parte de la Junta de Compensación para continuar con la financiación de los trabajos.

Los edificios, ubicados en la avenida Reino de Valencia (28 viviendas) y en el Camino Viejo de Monteagudo (24), se convirtieron en blanco de chatarreros y vándalos, que saquearon todo lo que encontraron a su paso: ascensores, marcos y ventanas, instalaciones básicas, materiales y maquinaria de obra... La queja de las familias, que viven de alquiler y tampoco cobraban regularmente las cuotas establecidas, llevó al Ayuntamiento a tomar la decisión de ejecutar el aval depositado por la Junta de Compensación, destinándose cerca de 5 millones de euros a la subsanación de desperfectos y terminación de los dos bloques, y a las obras de urbanización del entorno.

El gerente de Urbamusa, Roque Ortiz, manifestó ayer que todas las viviendas ya están adjudicadas a sus nuevos inquilinos según el sorteo que se realizó antes de iniciar las construcciones en 2008, por lo que debe respetarse el reparto. Recientemente, el Consistorio aprobó la relación de titulares que tienen derecho al realojo en los edificios. Antes de que puedan entrar a vivir las familias, señaló Ortiz, aún está pendiente de firmar un convenio con Iberdrola para dotar de suministro eléctrico a estas edificaciones y a otra que se ha levantado en dicho plan parcial. Las previsiones de la eléctrica eran abastecer a decenas de edificios en este sector, pero la crisis ha hecho que solo se han ejecutado tres edificios.

Los servicios de inspección de Urbanismo comprobaron hace unos días que las construcciones cumplen con las condiciones de ocupación. «Esperamos que en un plazo breve puedan entrar a vivir», confía Ortiz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos