Un constructor declara que Alonso le pidió una comisión para él y para Pilar Barreiro

Gerardo de la Torre dice a un juez que la alcaldesa le presionó para vender suelo al exregidor del PSOE, y que éste le pidió 600.000 euros para ambos políticos

JOSÉ ALBERTO GONZÁLEZCARTAGENA
Gerardo de la Torre y Agustín Alonso, charlando al encontrarse en el Palacio de Justicia. ::
 J. M. RODRÍGUEZ / AGM/
Gerardo de la Torre y Agustín Alonso, charlando al encontrarse en el Palacio de Justicia. :: J. M. RODRÍGUEZ / AGM

La querella del exalcalde socialista de Cartagena José Antonio Alonso contra el concejal de Movimiento Ciudadano, José López, por sus afirmaciones sobre supuestos 'pelotazos' urbanísticos favorecidos por decisiones de la alcaldesa, Pilar Barreiro (del Partido Popular), entra en una fase clave. El titular del Juzgado de Instrucción número 2 de la ciudad, Jacinto Aresté, tomó ayer declaración a uno de las personas consideradas clave por las partes en conflicto: el promotor inmobiliario y también uno de los empresarios de referencia del centro comercial y de ocio Parque Mediterráneo, Gerardo de la Torre.

La defensa de Alonso considera vital su testimonio, para demostrar que el actual edil cometió un delito de injurias; y la del concejal, para acreditar que las manifestaciones de éste (durante la última campaña de las elecciones municipales y después) tienen suficiente fundamento como para ser consideradas verosímiles al margen de que se pudiera o no demostrar que obedecen a la verdad de los hechos.

El caso es que, según pudo comprobar 'La Verdad', el testimonio del empresario resultó interesante para unos y otros. Tanto por lo que dijo en relación con la causa, como por las consecuencias que pueden derivarse de sus aseveraciones sobre personas e instituciones acerca de hechos que, de ser ciertos, podrían ser constitutivos de delitos como prevaricación, tráfico de influencias y cohecho.

Parque Mediterráneo

En síntesis, a preguntas de Vicente Pérez Pardo y Sara de Alba (abogados de López y de Alonso, respectivamente) el empresario aseguró que Pilar Barreiro le presionó para que diera entrada en un proyecto de construcción de viviendas en la zona del centro comercial Mandarache a un grupo de empresas en el que participaba el exalcalde socialista. Eso implicaba la venta de terrenos a ese conglomerado. Según De la Torre, eso ocurrió en una comida en un restaurante del centro de Cartagena a la que le invitó el expolítico, y en la que se presentó Barreiro.

Su versión es que al darle «largas», la alcaldesa se ofendió y comentó el asunto de forma discreta a un consejero de la CAM, quien habría rechazado la operación para no tener «ningún problema político».

En cuanto a Alonso, De la Torre afirmó que antes de ese encuentro el exalcalde había ido a su oficina para plantearle eso mismo, y que le espetó: «'Gerardo, tú no puedes tener el mando de los dos mejores terrenos de Cartagena'». Y añadió que posteriormente Alonso le pidió una comisión o 'mordida' de «100 millones de pesetas» (600.000 euros) para ambos políticos, de cara a asegurar la buena marcha del proyecto de urbanización a nivel administrativo; y que ante el método de Alonso y Barreiro de frenar sus negocios en Parque Mediterráneo mediante el retraso de licencias, él tuvo que recurrir al presidente de la Comunidad Autónoma y logró los permisos necesarios para abrir ese centro.

Barrio Universitario

De la Torre, quien declaró a propuesta de José López como testigo, y por lo tanto con la obligación de decir la verdad, manifestó que al final vendió los terrenos del Mandarache (Plan Parcial CC1) a las empresas vinculadas a Alonso. El empresario, que no aportó pruebas documentales ni dio fechas aunque según fuentes judiciales pareció referirse a los años 2005 y 2006, relató que hizo la venta en dos veces por medio de la mercantil Gradiente Entrópico.

El promotor añadió que, al vender los terrenos a los integrantes de la Unión Temporal de Empresas (UTE) constituida para urbanizarlos, en vez de construir y vender o alquilar las casas mediante un contrato con la antigua Caja de Ahorros del Mediterráneo CAM (para la cooperativa Parque Príncipe), perdió 10 millones de euros. A su juicio, eso significa que «le han robado».

Su explicación es que accedió a esta operación por temor, ya que al vender al grupo de Alonso «le garantizaban que los demás proyectos que tenía en la ciudad serían respetados». Y afirmó que se negó ante Alonso a pagar cantidades «en negro».

De la Torre aseguró, asimismo, que el exconcejal de Urbanismo del PP Vicente Balibrea le aseguró, en presencia del exgerente de Casco Antiguo Jacinto Martínez Moncada, que el proyecto de recuperación del Barrio Universitario iba a ser adjudicado a José Antonio Alonso.

Según su testimonio ante el juez, «dijo que no me metiera, que ellos no podían hacer nada y que el asunto lo llevaba personalmente la alcaldesa y que se lo daba a José Antonio Alonso». El proyecto fue adjudicado al final a la promotora Residencial Puerta Nueva, de la que Alonso fue representante. La legalidad de esa decisión del Consejo de Administración de Casco Antiguo fue subrayada ayer también en una declaración ante el juez por el interventor municipal, Juan Ángel Ferrer.

Un beneficio de 76 millones

La defensa de José Antonio Alonso indicó que éste «solo era consejero de una de las empresas» de la UTE que compró el suelo (de Aldaban Iniciativas SL, participada al 50% por Caja Castilla-La Mancha) y anunció que estudia presentar una querella contra De la Torre por injurias y calumnias. Y, Agustín Alonso, hermano del exalcalde, anunció a este diario que se plantea acudir a la Fiscalía porque el testigo le acusó de ser «testaferro» en varios negocios.

«Todo el testimonio es una falsedad. Las únicas cosas que se han puesto en evidencia son que hay una relación directa entre De la Torre y López, porque la sede de MC es propiedad de ese empresario; que éste señor utiliza a López como tonto útil para hacer daño a la alcaldesa; y que, ayudado por la CAM, con la compraventa de suelo este promotor logró en solo 40 meses unos beneficios de 76 millones, que se acercan más al 'pelotazo' que cualquier operación urbanística en la zona». A través de un portavoz, la alcaldesa rechazó hacer comentarios.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos