Aulas vacías en los dos edificios en que se imparten clases

La otra cara de la manifestación que se habían fijado los padres del Ros Giner para este inicio del segundo trimestre -que sus hijos no acudieran a clase en estos primeros días- para acentuar el malestar por los incumplimientos de compromisos de la Consejería de Educación para el comienzo de las obras de reconstrucción del centro docente, se cumplió ayer casi al 100%. Según fuentes del centro educativo, fueron muy pocos los alumnos que acudieron ayer a clase y, aunque todo el profesorado estuvo en su puesto de trabajo e incluso impartió docencia a los escasos estudiantes presentes, se puede decir que la paralización en el instituto fue casi completa. Desde hace tres cursos, 600 alumnos están distribuidos en otras instalaciones educativas, concretamente en el IES Bartolomé Pérez Casas, situado cerca del campus universitario, lo que requiere un servicio de transporte. Otros 200 asisten a clase en un pequeño aulario que no se tuvo que demoler en su momento.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos