Arrestan en Murcia a un estafador buscado por más de diez juzgados

El gallego Roberto N.R., al que le atribuyen grandes fraudes económicos, fue localizado en un hotel

LA VERDADMURCIA.
La Guardia Civil introduce al sospechoso en un furgón para su traslado al juzgado. :: G. CIVIL/
La Guardia Civil introduce al sospechoso en un furgón para su traslado al juzgado. :: G. CIVIL

Su nombre aparecía en los archivos de más de una decena de juzgados de todo el país, pero la Guardia Civil ha logrado echarle el lazo finalmente en Murcia. La Benemérita ha detenido a Roberto N. R., sobre el que pesaban una docena de reclamaciones judiciales en España y Portugal por delitos de falsificación, estafa y fraudes de ámbito económico. La mayoría de delitos que se le atribuyen a este gallego, de 38 años, que ya ha ingresado en prisión, tienen que ver con importantes estafas y fraudes económicos.

El arrestado, según informaron ayer fuentes de la Guardia Civil, «era uno de los delincuentes económicos más buscados de los últimos tiempos». Fue localizado la pasada semana en un hotel de la capital murciana. Su arresto se produjo en el marco de las actuaciones que los agentes realizan en sectores delincuenciales de la Región para la investigación y localización de personas huidas de la justicia.

Así, los agentes detectaron en una céntrica calle de Murcia a una pareja que se desplazaba en un vehículo de alta gama con matrícula portuguesa, pese a ser españoles, lo que despertó sospechas en los guardia civiles, por lo que decidieron seguir el coche hasta un céntrico hotel de Murcia. Una vez allí, los agentes comprobaron que el sospechoso contaba con un amplio historial delictivo en delitos financieros y estaba reclamado por más de una docena de autoridades judiciales españolas, principalmente de Galicia y Asturias, así como que las autoridades portuguesas también estaban interesadas en su localización. Según las mismas fuentes, tras obtener los indicios necesarios se le detuvo y fue puesto a disposición del juzgado de guardia de Murcia. Su titular, tras las consultas previas con sus homólogos reclamantes, decretó su ingreso en prisión provisional.

Una plataforma de afectados

Entre otros asuntos, Roberto N. está acusado de una estafa a decenas de personas con una empresa de créditos rápidos llamada Definesa. Roberto y sus colaboradores -entre ellos, al parecer, su hermana- integraban una red organizada y valiéndose de esta supuesta firma de créditos conseguían los datos de otras personas que después utilizaban para solicitar préstamos bancarios.

Los tentáculos de este engaño sacudieron las vidas de decenas de personas, sobre todo, vecinos de Galicia, pero también de Andalucía, Canarias y Asturias. Sus víctimas llegaron a constituir incluso la Confederación de Afectados por Estafas Inmobiliarias, entidad que acogía a más de 80 personas presuntamente estafadas por Roberto N.