La compra de viviendas crece casi un 6% en Murcia pese a la caída nacional

La Región lidera la «reactivación» del mercado inmobiliario, destaca el director general de Banco Sabadell

J. P. PARRAMURCIA.
Miguel Montes, ayer, en el Foro La Verdad-SabadellCAM. ::                             FOTOS NACHO GARCÍA/
Miguel Montes, ayer, en el Foro La Verdad-SabadellCAM. :: FOTOS NACHO GARCÍA

El mercado inmobiliario está viviendo «una reactivación», y Murcia está a la cabeza de esa tendencia. Es el análisis que ofreció ayer el director general de Banco Sabadell, Miguel Montes, en el Foro La Verdad-SabadellCAM. «Los datos indican que la mayor parte del ajuste» en el sector «ya se ha producido», señaló. «Tenemos más crisis a las espaldas que frente a nosotros», vaticinó.

Hasta septiembre de 2013, la venta de viviendas se incrementó un 5,7% en la Región con respecto al mismo periodo del año pasado, lo que significa el cuarto mayor aumento por provincias, solo por detrás de Alicante, Almería y Gerona. Estas cifras contrastan con la media nacional, que registra una caída en las transacciones del 9,8%, según los datos que ofreció Miguel Montes y que forman parte de las estadísticas del Ministerio de Fomento. 2013 está siendo, en general, un año de cierto retroceso en las compraventas fruto del «fin de los incentivos fiscales», pero Murcia y el arco mediterráneo se han desmarcado de ese descenso, subrayó el director general de Banco Sabadell.

Las regiones que están empezando a despuntar en las ventas son precisamente las que más han corregido sus precios. Por ejemplo, en Murcia, la caída hasta junio de este año ha sido del 33,3%, mientras el descenso medio en España ha sido del 29,5%. Pero Miguel Montes cree que esa bajada ya ha tocado fondo. «Ya no se sigue cayendo al mismo ritmo e incluso hay quien piensa que los precios van a repuntar», advirtió. Así, en algunas localidades de la Región, como Mazarrón y Torre Pacheco, la entidad ha detectado un aumento de los precios durante los dos últimos trimestres. Montes ve otras señales de recuperación en el mercado. Entre ellos, la venta de solares en Murcia, una prueba de que hay promotores interesados en iniciar nuevos proyectos.

El 'stock' se reduce

Uno de los principales símbolos de la crisis del sector es la existencia de miles de viviendas nuevas que permanecen vacías. Durante los años del 'boom' del ladrillo se produjo un exceso de oferta. «El mercado se ha ido moviendo más por la oferta que por la demanda, y se ha ido generando 'stock'. Ese fue uno de los desequilibrios que hemos vivido», señaló el director general de Banco Sabadell. Sin embargo, también en este punto percibe señales positivas. «Por primera vez, el año pasado la venta de vivienda nueva superó al número de viviendas terminadas».

De nuevo, el directivo ve a Murcia con mejores perspectivas. «En la costa mediterránea es donde más volumen de 'stock' se acumula, pero también es donde más está disminuyendo».

La llegada de compradores extranjeros es -señala Miguel Montes- una de las claves de esta incipiente recuperación. En Murcia, las ventas a extranjeros han pasado de representar el 14% del total en 2011 al 21% durante el primer semestre de 2013. En el conjunto de España, en 2012 los inversores foráneos adquirieron 25.533 viviendas, una cifra que supera incluso a la de 2007, cuando todavía no se había pinchado la burbuja inmobiliaria. Los británicos siguen constituyendo el grupo más numeroso de inversores extranjeros, pero en tercer lugar figuran ya los rusos.

El director general de Banco Sabadell quiso «reivindicar» el papel de la industria inmobiliaria. El sector representó un peso excesivo y «anormal» en el pasado en el conjunto de la economía española, hasta el punto de que en la cresta del 'boom' llegó a suponer el 12,5% del PIB. Ahora, sin embargo, está en el 4,8%, por debajo de la media de la zona euro (5,4%). El sector, una vez redimensionado, debe «volver a contribuir a la actividad económica», señaló Montes. También se han corregido otros aspectos que «se acercaban a la irracionalidad». Por ejemplo, el esfuerzo que los compradores dedicaban al pago de la hipoteca. En 2008, las familias destinaban más de la mitad de sus ingresos a amortizar el préstamo. Ahora, ese porcentaje se ha reducido hasta situarse en el 32%. En el futuro, «quien quiera comprarse un inmueble va a tener que tener capital» porque no se le va a financiar al 100%, y las condiciones de esas hipotecas también serán diferentes. Todo ello «entra dentro de las cosas normales» y así «deberían haber sido antes».

Deuda 'senior'

Precisamente ayer el Banco Sabadell fue también noticia por colocar una emisión de deuda 'senior' a tres años por 600 millones de euros, para la que ha recibido una demanda de más de 1.100 millones. El 65% de los inversores que acudieron a la emisión fueron instituciones internacionales, en una operación que para Banco Sabadell «reafirma una vez más la confianza del mercado en la entidad».