Primer manto de nieve otoñal

Las nevadas complican el tráfico en la nacional 344 de Yecla y un agente forestal logra rescatar a una pareja de senderistas en Sierra Espuña

A. ALONSO YECLA / MORATALLA.
Dos vecinas de Yecla lanzándose bolas de nieve. :: Ángel Alonso/
Dos vecinas de Yecla lanzándose bolas de nieve. :: Ángel Alonso

Un manto blanco de nieve cubrió ayer el norte de la Región. Lo hizo por primera vez en lo que va de este otoño atípico, donde hace apenas una semana las temperaturas llegaban a los 30 grados centígrados. Tales valores han caído en picado y ayer se registraron precipitaciones en forma de nieve en Yecla, donde se formaron capas de unos cinco centímetros de grosor.

Las peores consecuencias de este descenso en los termómetros y de la situación meteorológica adversa las sufrieron los conductores que transitaban por la nacional N-344, en el límite del término municipal yeclano con la provincia de Albacete. A la altura de Altos de Caudete se acumuló una capa de nieve que impidió el tránsito de vehículos hasta que aparecieron las máquinas quitanieves.

La Guardia Civil de Tráfico activó un aviso, nivel verde, a partir de las ocho y media de la mañana en la citada vía, entre los kilómetros 101 y 105. Uno de los vecinos de la zona narraba cómo tuvieron que esperar «un buen rato porque te arriesgabas a salirte de la carretera si seguías». En la carretera que une Yecla con la localidad albaceteña de Almansa, también hubo problemas por la acumulación de nieve en algunos puntos de la C-3223. La cota pasó de los 900 metros de altitud hasta los 600 y los copos también se dejaron ver en el casco urbano.

Las temperaturas tampoco dieron tregua a los vecinos de Moratalla, que sufrieron la primera bajada drástica de temperaturas de este otoño. Las mínimas fueron de cuatro grados bajo cero en las pedanías altas de Inazares y Cañada de la Cruz, próximas al macizo de Revolcadores. Incluso sufrieron los efectos de una ventisca. El mercurio cayó diez grados en Caravaca y las máquinas quitanieves estuvieron activadas todo el día.

Hoy, alerta amarilla

Aunque el susto de la jornada se produjo en Sierra Espuña, donde guardias forestales y Protección Civil tuvieron que localizar a una pareja de senderistas que se había extraviado y que alertó de su situación al 112. En un primer momento se temió lo peor, porque, tras la llamada, el móvil de la pareja se quedó sin batería y cayó la noche registrándose temperaturas muy bajas en la zona. Por suerte, un guarda forestal logró localizar a los senderistas.

Durante la jornada de hoy tampoco se podrá bajar la guardia. La Región amanecerá bajo alerta amarilla, según la Agencia Estatal de Meteorología, por lluvias, nevadas, vientos y fenómenos costeros.

Fotos

Vídeos