Cehiform, tiempo de silencio

«Alarma la precaridad en la gestión, al no haber sido capaz la Consejería de facilitar los recursos necesarios para reabrir este centro»

JOSÉ JUAN ANIORTE, GEÓGRAFOCARTAGENA

Vivido lo vivido, y leído lo leído, he llegado a la conclusión de que las cosas se olvidan cuando caen sobre ellas el silencio del tiempo.

Con el propósito de no contribuir a tanta pena, me siento con el deber de referirme al vaivén del que fue interesante proyecto, a la par que barato, del Centro Histórico-Fotográfico de la Región de Murcia (Cehiform), entidad pública, que tiene como finalidad la recuperación, salvaguarda y difusión del rico patrimonio cultural de nuestra Región, a través del testimonio de la fotografía. Preciado legado captado por románticos artesanos de la imagen, tanto profesionales como aficionados: Casaú, Martínez Blaya, Abellán, Navarro, Orenes, López, Sáez, Padilla, Rodríguez de Viguri... Todos ellos recogieron, inconscientemente, la historia menuda de nuestra Región.

El Cehiform, órgano dependiente de la Consejería de Cultura y Turismo de nuestra Comunidad, fue creado según orden de fecha 16 de noviembre de 2001, y publicada en el BORM de fecha 27 de ese mes y año. La inauguración de sus instalaciones tuvo lugar el 9 de mayo de 2002, teniendo su sede en Cartagena, y su ubicación en la singular obra, dentro de la arquitectura regional, de la Casa-Palacio de Camilo Aguirre (1899-1901). Allí estuvo hasta mediados de 2007; siendo su primer director y su mentor el prestigioso fotógrafo local e internacionalmente reconocido Juan Manuel Díaz Burgos.

Pero hete aquí que con los cambios auspiciados tras las elecciones municipales y autonómicas de 2007 en la titularidad de la Consejería y en la dirección del Cehiform (nombramientos, cuando menos, con motivos sobrados para la polémica), una sucesión de peripecias sacudieron desde entonces a ese centro y culminaron con su clausura, provisional (va para tres años), aduciendo falta de presupuesto para adecuar las nuevas instalaciones en la Casa del Niño de... Cartagena.

No sorprende la falta de recursos económicos del momento; lo que sí alarma es la precariedad en la gestión al no haber sido capaz de generar, la Consejería, tras tres años del cese de su actividad, recursos por valor de 500.000 euros (cifra necesaria para culminar las obras de adecuación de la sede), y también da que pensar que la labor divulgativa del Cehiform se esté realizando en el centro de arte ubicado en la casa Díaz Cassou, en Murcia.

Dudas y alarmas que se aliñan con la noticia de que la Consejería de Economía y Hacienda de la Comunidad pretende obtener 50 millones de euros con la venta de 12 inmuebles públicos, entre estos, la Casa del Niño.

No descarto la posibilidad de despertar un día y sorprenderme con la lógica de que cada cosa se encuentre en su sitio.

Fotos

Vídeos