Los alimentos y la energía colocan a Murcia entre las regiones más exportadoras

Es la cuarta comunidad donde más crecieron las ventas entre enero y agosto; superó los 6.400 millones pese a ser una región uniprovincial

M. BUITRAGOMURCIA.

Las exportaciones se han consolidado como uno de los principales motores de la economía regional y la principal válvula de escape de numerosas empresas que siguen ganando terreno en otros mercados para compensar la debilidad de la demanda interna. Murcia es la cuarta comunidad autónoma donde más han crecido las exportaciones entre enero y agosto, según el informe de comercio exterior dado a conocer ayer por el Ministerio de Economía y Competitividad. Los alimentos, en concreto las frutas y verduras que llegan a los mercados del resto de Europa, representan más del 40% del volumen de exportaciones.

El balance del Ministerio ha coincidido con el informe del Banco de España certificando la salida de la recesión en el tercer trimestre, después de dos años en terreno negativo. Las exportaciones han jugado un papel destacado en la corrección del déficit comercial nacional, que se redujo un 64,1% y se situó en los 8.420 millones de euros. En la Región de Murcia, la diferencia entre exportaciones e importaciones se ha acortado en un 45,8%, con un comportamiento menos favorable que la media nacional. Se encuentra en el grupo de las comunidades autónomas con saldo negativo debido al factor energético. La actividad de generación, refino y distribución que se lleva a cabo en el complejo industrial de Escombreras hace que importe mayor volumen de materias primas (petróleo y gas) de las que exporta, lo cual desequilibra de forma notable dicha balanza. Cartagena es uno de los principales emplazamientos estratégicos que surte de energía a gran parte de España.

En el grupo de cabeza

Las exportaciones han marcado su nivel más alto en un periodo equivalente desde que existen registros oficiales (en el año 1971). La Región ha exportado productos y equipos por valor de 6.402 millones de euros, con un incremento del 11,9% respecto del mismo periodo del año anterior. Es el doble de lo que ha subido a nivel nacional. La contribución regional a la balanza comercial nacional es del 4,1%.

Es la cuarta comunidad autónoma que más crece, y en términos absolutos se ha colocado en la octava posición. Este comportamiento tiene mayor relevancia si se tiene en cuenta de que se trata de una región uniprovincial que compite con otros territorios con mayor población y tejido empresarial. Murcia está por delante de Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cantabria, Castilla-La Mancha, Extremadura, La Rioja y Navarra. En el dato desglosado de agosto, la Región casi triplicó la media nacional, y su contribución a la balanza comercial alcanzó el 4,6% con 795 millones.

Entre los principales sectores, la venta de frutas, hortalizas y alimentos en general se situó en cabeza con 2.637 millones de euros facturados entre enero y agosto. Representó el 41,2% del total de exportaciones y creció casi un 11%. Le siguen los productos energéticos, con 2.169 millones (el 33,9%); y los químicos, con 730 millones (el 11,4% del total).

En términos comparativos, la industria agroalimentaria murciana vende en el exterior más que los sectores del automóvil, por separado, de Navarra, País Vasco, Galicia y Aragón, donde están asentados Opel, Citröen y Mercedes. Y está casi al mismo nivel que las exportaciones de las factorías de Renault en Valladolid y Ford en Valencia.

En los productos energéticos compite principalmente con Andalucía, que exporta por valor de 3.024 millones de euros, 850 más que los que salen de Escombreras.

Balance nacional

En los primeros ocho meses las exportaciones españolas alcanzaron un volumen de 155.798 millones de euros, un 6,6% más interanual. El Gobierno destacó ayer que el comportamiento es «mucho más favorable» que en países del entorno que han sufrido retrocesos: Francia (2%), Alemania (1,1%) e Italia (0,3%), informa César Alvar. Las importaciones, por el contrario, cayeron un 3,2%, hasta 164.218,9 millones de euros. Como resultado, la balanza comercial registró un déficit de 8.420 millones de euros, con un recorte del 64,1% sobre el mismo período de 2012 (entonces fueron 23.479,3 millones).

Las cifras publicadas dejan claro que el gran lastre para la balanza comercial sigue siendo la abultada factura energética. El saldo no energético arrojó un superávit de 19.699 millones, más del doble que un año atrás, pero el déficit energético acumulado hasta agosto fue de 28.089 millones. El período enero-agosto constata una reorientación del patrón exportador hacia países extracomunitarios y emergentes. Los destinos fuera de la UE registraron un aumento del 10,3% interanual, y absorbieron el 38,2% del total de las mercancías vendidas. Destacó el crecimiento en países como Sudáfrica (60,4%); Brasil (34,8%); Argelia (25,5%); Indonesia (20,4%) y China (11,3%). La todavía débil recuperación europea explica que las exportaciones a la UE (el 61,8% del total) crecieran sólo un 4,4% interanual y los envíos a la zona euro (48,2% del total) un 2,8%.