Ana cumple su sueño a 200 por hora

«Mi meta es puntuar en alguna carrera», dijo la piloto de Cehegín hace siete meses, antes del inicio del MundialHacía doce años que una mujer no sumaba puntos en un gran premio

JUAN ANTONIO CALVOMURCIA.
Ana Carrasco y sus compañeros de equipo se lanzan a la piscina para celebrar el punto logrado por la ceheginera en Malasia. ::                             CALVO TEAM/
Ana Carrasco y sus compañeros de equipo se lanzan a la piscina para celebrar el punto logrado por la ceheginera en Malasia. :: CALVO TEAM

Nunca un punto supuso tanto. Para la ceheginera Ana Carrasco, piloto en el Mundial de Moto3, ha sido como tocar el cielo con la punta de los dedos. «Mi meta es puntuar en alguna carrera y antes de que acabe de Mundial espero conseguirlo», dijo a 'La Verdad' una jovencita de 15 años - aún no había cumplido los 16 y, por tanto, aún no podía debutar en el Mundial- cuando estaba preparándose para dar el salto y montarse en la moto en el Gran Premio de Qatar, la prueba que inauguró el Mundial de 2013.

Sus sueños se han cumplido siete meses y catorce grandes premios después. Ana Carrasco copó ayer las portadas de los principales diarios europeos, que recogieron elogios y parabienes para la cuarta mujer en la historia del motociclismo mundial que ha puntuado en un gran premio. Por supuesto, ha sido la primera española. Ya se habla de ella como de la «niña prodigio» del motociclismo mundial.

Lejos queda ya aquella mocosa que, sin levantar dos palmos del suelo, llevaba loco a su padre con su afición a todo lo que oliera a gasolina. Comenzó a subir a una moto a los tres años y corrió su primera prueba en 2001, en la modalidad de minimotos.

Posteriormente, Ana compitió en 70, 80 y 125 centímetros cúbicos hasta llegar a debutar en el Campeonato de España de 2011 en el circuito de Jerez, cuando solo tenía 14 años, haciendo historia al convertirse en la primera fémina que puntuó en el Nacional de 125 centímetros cúbicos.

En 2012 consiguió otra proeza única en la historia del motociclismo español, con su sexta plaza en la parrilla, la más alta obtenida por una piloto española en el Campeonato de España, hasta ahora. Porque Ana estaba dispuesta a romper moldes y a batir récords, como acaba de hacer ahora en el Mundial.

'Lady Gas Gas'

Con el punto conseguido el domingo en el difícil y peligroso circuito de Sepang, en Malasia, la ceheginera ha conseguido inscribir su nombre en la historia del motociclismo mundial al ser la cuarta fémina que consigue puntuar.

El nombre de Ana Carrasco irá para siempre unido al de la finlandesa Taru Pinne, la japonesa Tomako Igato y la alemana Katja Poengen, que fueron quienes la precedieron y hasta ahora eran las tres únicas mujeres que habían conseguido puntuar en algún gran premio del Mundial de Motociclismo.

La piloto de Cehegín ha superado de largo a la primera mujer española que corrió el Mundial de motos [Ana es la segunda], tras la pionera Elena Rosell, y se ha convertido en un icono para todas las jovencitas que aspiran a seguir sus pasos.

'Lady Gas Gas', como ya la conocen en el mundillo del motociclismo mundial [nombre que la puso Estaban García, su jefe de mecánicos en el Team Calvo, su equipo] aspira a seguir en la buena senda y conseguir algún punto más en los tres grandes premios que restan de aquí al final de la temporada de 2013. Ana Carrasco y su padre -habitual acompañante de su hija en todas las carreras- no volverán a Cehegín hasta final de mes.

Padre e hija seguirán la ruta del Mundial, que ahora se desplaza a Australia, donde correrán el próximo fin de semana, y luego irán a Japón, donde cerrarán la gira asiática, del 25 al 27 de octubre, antes de regresar a Europa para cerrar el Mundial con el Gran Premio de la Comunidad Valenciana.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos