Cientos de lorquinos despiden a la patrona en su regreso al santuario

Santa María la Real de las Huertas hizo un alto en el camino y se adentró en la iglesia de San Francisco, donde le cantaron La Salve junto a la Dolorosa

P. W. R.LORCA.
Santa María la Real de las Huertas a hombros, mientras abandonaba el barrio de San José. ::                             PACO ALONSO /                             AGM/
Santa María la Real de las Huertas a hombros, mientras abandonaba el barrio de San José. :: PACO ALONSO / AGM

La Virgen de las Huertas, patrona de la ciudad, abandonó ayer poco antes del mediodía el barrio de San José, donde ha permanecido durante toda la semana coincidiendo con la feria y fiestas. Cientos de lorquinos la acompañaron en su periplo hasta su santuario franciscano en la huerta. Los más mayores no pudieron evitar derramar alguna lágrima cuando la imagen dejaba el salón parroquial de San José y emprendía la marcha. Como ya ocurriera hace siete días, la imagen de San José la acompañó durante parte del trayecto.

La procesión hizo un alto en el camino en la iglesia de San Francisco, sede religiosa de la Hermandad de Labradores, Paso Azul, donde se adentró unos metros mientras, desde lo más alto, sonaban las primeras notas del órgano que interpretaba el himno a la Virgen de las Huertas, que entonaron las azules.

En el umbral del templo se quedó la imagen de San José que acompañaba a la patrona y, al término de La Salve, retomó la romería hasta su santuario. Las campanas no cesaron de tocar al paso del trono por las iglesias de San Francisco y San Mateo. Se lanzaron cohetes por el camino y también a su llegada al convento franciscano de las Huertas. El día acompañó y muchos lorquinos hicieron el trayecto con la imagen, que fue portada a hombros de los mozos costaleros en un recogido trono, profusamente decorado con flores rosas, en el que no faltó el bastón de mando de la ciudad, ya que ostenta el cargo de alcaldesa de honor.

La imagen de Sánchez Lozano, de 1942, llegó a su santuario a primera hora de la tarde. Allí permanecerá hasta que en el mes de María, el próximo mayo, comiencen sus salidas procesionales para la celebración del Rosario de la Aurora.