Absuelven a Mellado al considerar prescrito su rifirrafe con un policía

La Audiencia tacha de «mero impreso» el único auto de la causa y fija como hechos probados que solo mantuvo «unas palabras» con el agente

JORGE GARCÍA BADÍA
El alcalde Mellado. ::                             V. VICENS/AGM/
El alcalde Mellado. :: V. VICENS/AGM

El tiempo ha jugado a favor del alcalde de Alcantarilla, Lázaro Mellado, y en contra del agente de la Policía Local, Francisco de Asís Pagán. Así se deduce del fallo de la Sección Segunda de la Audiencia Provincial que ha declarado prescrita la falta contra el orden público, en su modalidad de ofensas contra un agente de la autoridad, por la que el Juzgado de Instrucción número 4 de Murcia condenó al regidor popular en noviembre de 2012.

En aquel momento, el juzgado le impuso el pago de una multa de 10 euros diarios durante 20 días (200 euros), pero el alcalde avanzó que su abogado, Manuel Martínez Ripoll, recurriría la condena. Y no ha podido ser más certero su recurso de apelación, ya que Lázaro Mellado no se rascará el bolsillo pagando la multa, al resultar absuelto, y quedar «sin efecto los pronunciamientos del fallo de la sentencia apelada».

Para ello, la Sección Segunda argumenta la prescripción de la causa. «Desde la posible comisión de hechos, el 10 de febrero de 2012, hasta el dictado de la sentencia, el 26 de noviembre de 2012, transcurrieron más de seis meses». Según los cálculos de la Sala, los presuntos delitos por los que juzgó a Mellado prescribieron el 10 de agosto, es decir, 2 meses y 47 días antes de resultar condenado: «Cuando se dicta la sentencia apelada, la posible falta ya había prescrito irremediablemente».

Es más, el fallo de la Audiencia Provincial tacha «de mero impreso estereotipado» un auto judicial que se dictó el 29 de junio, después de que el agente denunciase al alcalde por amenazas y vejaciones. Abunda en esta cuestión, indicando que «no se hace el mínimo relato de los hechos, ni se reseña un mínimo de indicios contra la persona del denunciado», y concluye, que «no cumple con estas exigencias de la legalidad ordinaria». El auto de marras fue el único que se dictó antes de emitir un veredicto, y por todo ello, considera que no se interrumpió el computo de la prescripción del proceso judicial de seis meses.

Pero el fallo no solo absuelve a Mellado, sino que además considera como hechos probados otros distintos a los que denunció Asís Pagán y que corroboró el Juzgado de Instrucción número 4 de Murcia.

Inicialmente, se consideró probado que el incidente entre el alcalde y el agente policial se produjo cuando éste último salía de desayunar de la Cafetería Jamón-Jamón II, dentro de su tiempo reglamentario, y pese a todo, el regidor le recriminó su pasividad ante la retención de coches que había en la calle Mayor (a la altura del paso del tren).

De hecho, el juzgado estimó que Mellado le dijo en ese momento: «'Sinvergüenza, sinvergonzón, tira a regular el tráfico, inepto. Ésta es la policía que tiene el pueblo. Quiero que oiga la gente lo que eres, mal policía'. Y, posteriormente, echándose las manos a sus partes íntimas le dijo 'ahora si tienes huevos me denuncias; te voy a expedientar'». Pero ahora, la Audiencia considera que el alcalde solo se apeó de su vehículo «manteniendo unas palabras con dicho agente».