El gusano tiene casa en La Alberca

La bendición de la simiente para que la producción sea buena es una tradición que se remonta al siglo XVIII y que la peña de La Seda de La Alberca recuperó en 1975

PACO LASTRA
Foto: Juan Leal/
Foto: Juan Leal

La bendición de la simiente [huevos] de los gusanos de seda, para que la producción sea buena es una tradición que se remonta al siglo XVIII. Tras unos años olvidada, la peña de La Seda de La Alberca la recuperó en 1975. La foto corresponde a la bendición que se celebró en la puerta del convento franciscano de Santa Catalina del Monte el 6 de marzo de 1993. Aquel año, «unas mil personas se congregaron en la explanada para presenciar el acto religioso y los bailes».

'La Verdad' informó de que la bendición se celebró durante unos años en Santa Catalina del Monte porque la Ermita de San Antonio el Pobre estaba en muy mal estado [allí ha vuelto desde que el Ayuntamiento de Murcia la rehabilitó en 2006]. Hace veinte años, el padre Fresneda, superior de los franciscanos, bendijo cinco onzas de simiente de la seda. Los diminutos huevos de los gusanos fueron depositados a los pies de la imagen de Santo Cristo del Perdón, que es el patrón de la seda.

Esta tradicional romería la organiza la referida peña de La Seda y en 1993 participaron los grupos folklóricos de las peñas El Tambaillo, de San Blas de Torreagüera, y El Embojo, del Secano del Raal.

La imagen del Cristo del Perdón de este romería perteneció a la Estación Sedicícola, que fue fundada en 1892 en la carretera de El Palmar. En 1912 pasó a La Alberca. Desaparecida la Estación en 1977, los miembros de la peña alberqueña recuperaron la imagen del Cristo, que desde entonces custodian en su sede. Ellos son los que se preocupan de favorecer la bendición de una cosecha que se mantiene bajo mínimos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos