El cielo no tiene misterios

«Lo que pasa en el suelo está escrito en el cielo», afirma José Buitrago, 'El Cabañuelo', un muleño que practica este tipo de predicción meteorológica. Las cabañuelas de agosto vaticinan una feria de Murcia pasada por agua

MARINA JAÉNMURCIA.
José Buitrago, 'El Cabañuelo'. ::                             ISRAEL SÁNCHEZ/AGM/
José Buitrago, 'El Cabañuelo'. :: ISRAEL SÁNCHEZ/AGM

La forma y dirección de las nubes y del viento, el comportamiento de plantas y animales, el arco iris y los días de la semana en que se dan estos fenómenos son algunos de los símbolos que el muleño José Buitrago -conocido como 'El Cabañuelo'- interpreta desde hace más de 20 años para realizar la predicción meteorológica del próximo año. Las famosas cabañuelas son una práctica muy antigua, propia del sureste español, en la que intervienen numerosos factores ambientales y que se puede realizar de distintas formas, que normalmente se transmiten de padres a hijos en las zonas rurales.

El método que emplea Buitrago se basa en una relación entre los días del mes de agosto y los meses del año contados a partir de septiembre, de la siguiente manera: los días que van del 2 y al 12 de agosto corresponden al pronóstico de la primera quincena de cada mes en orden ascendente (hasta julio) y los del 13 al 23 de agosto se corresponden con la segunda quincena de cada mes en orden descendente o retorno. De este modo, el día 2 de agosto representa la primera mitad de septiembre; el 3 de agosto, la primera mitad de octubre, y así sucesivamente.

Hormigas aladas

Para poner en práctica el método de Buitrago hay que hacer uso de una gran capacidad de observación y paciencia. Es necesario saber leer e interpretar adecuadamente el comportamiento de los animales, ya que, según explica el muleño, «cuando va a haber tormenta las avispas huyen de los matorrales y buscan refugio debajo de las tejas, así que si no se encuentran avisperos en el campo, es un indicio de que se avecinan fuertes lluvias».

Otro animal en el que se fijan habitualmente Buitrago y el resto de personas que practican este tipo de predicción meteorológica son las hormigas aladas. «Mucha gente dice que cuando salen las hormigas aladas significa que va a llover, pero están equivocados: este tipo de hormigas salen a secarse después de la lluvia», explica. Y concluye que «el error puede estar inducido porque muchas veces no llueve solo una vez, y si las ven fuera creen que es porque va a llover y no se fijan en que lo que ocurre en realidad es que ha llovido previamente».

Las que sí se anticipan al chaparrón son las hormigas comunes, que «15 o 20 días antes de que llueva hacen como un muro de tierra en sus hormigueros para que evitar que se mojen sus reservas de comida», explica el muleño, que observa el comportamiento de este tipo de insectos para elaborar sus predicciones.

Pero la fauna no es el único elemento que analiza Buitrago. La flora también es objeto de estudio, porque sostiene que determinadas plantas, como la parra o los pinos, «generan un gas que influye sobre las tormentas y las provoca». Los rayos del sol, el arco iris y los días de la semana también son fundamentales. Explica, a modo de ejemplo, que «cuando el sol tiene un reborde similar a trocitos de arco iris, dependiendo del día de la semana, significa que está influenciado por un astro; la luna influye los lunes». Buitrago asegura que observando los fenómenos ambientales de la Región también puede hacer predicciones sobre el resto de España. Y vaticina que los próximos 19 y 20 de septiembre lloverá, lo que significa que la feria de Murcia estará pasada por agua.

Fotos

Vídeos