Turistas de Murcia, ¿dónde están?

La Concejalía de Turismo anima a vecinos y colectivos a conocer gratis los centros de visitantes

MANUEL MADRID MMADRID@LAVERDAD.ESMURCIA.
:: Fran Manzanera/AGM/
:: Fran Manzanera/AGM

La Concejalía de Turismo quiere que los murcianos sean los primeros propagadores de los encantos del municipio y los primeros en conocer sus recursos turísticos. Por eso uno de los empeños del edil Miguel Cascales es conseguir algo que hasta ahora no se ha logrado: atraer a los centros de visitantes a más gente de Murcia. «Es una posibilidad fantástica para que todos conozcamos nuestra historia y para que nos sintamos orgullosos de ella».

La Concejalía de Deportes, en colaboración con otras concejalías, está trabajando en una campaña de promoción entre colegios, institutos, colectivos culturales y asociaciones de toda índole del municipio para que conozcan estas infraestructuras turísticas construidas por el extinguido consorio 'Murcia, cruce de caminos', ejemplo de colaboración entre la administración autonómica y municipal para la puesta en valor de bienes y/o lugares históricos.

Cascales recordó a 'La Verdad' que la entrada a los centros de Montegudo, Santa Eulalia, La Luz y San Antonio El Pobre es totalmente gratuita y que no cierran en todo el año.

«Nos gustaría que los murcianos fueran los primeros en interesarse por lo que ofrecen estos espacios, que no son museos en el sentido estricto, sino puntos para la interpretación de la historia de Murcia». El responsable de Turismo, Juventud y Deportes avanza que a la vuelta del verano se introducirán algunas novedades para conseguir que la red de centros de visitantes tenga mayor tirón entre la población local, sin dejar de atender a otros turistas.

«Es que no son centros dirigidos exclusivos al turismo nacional o extranjero, sino a la misma gente de Murcia», enfatiza Cascales, quien anuncia que el Ayuntamiento tiene previsto contratar para el último trimestre del año los trabajos para poner en valor las cabañas argáricas y los restos de la calzada romana encontrados en las obras de construcción del centro de visitantes de Monteagudo, inaugurado el 12 de junio.

El 'planning' de Turismo pasa por convertir la excavación en un motivo extra de visita, ya que cualquiera que se acerque podrá ver in situ cómo es el trabajo de los arqueólogos y todos los pasos que dan hasta musealizar los restos arqueológicos.

Dulces árabes como regalo

De momento, los fallos de la precipitada inauguración se han ido corrigiendo en estos dos meses -«se han revisado todos los textos de nuevo y subsanado las faltas»-, aunque la Concejalía va a introducir ciertas novedades en la musealización. Por ejemplo, se van a incorporar textos en inglés, varios paneles interactivos para hacer más dinámicas las visitas y se acondicionará el interior para que los visitantes desarrollen sus cinco sentidos.

Cada una de las salas será un festival sonoro, de olores y sabores diferentes, adaptados a los cinco periodos que se representan: Calcolítico (Edad de Cobre, hace 4.400 años), Argárico (hace 3.700 años), Ibérico (hace 2.250 años), Romano (hace 1.950 años) y Árabe (hace 850 años). Como obsequio a los visitantes, Cascales cuenta que la Concejalía regalará un alfajor o alajú a cada persona que acceda a este centro, que es un popular dulce árabe (pasta de almendras, nueces y, a veces, piñones, pan rallado y tostado, especia fina y miel bien cocida).

Cada uno de estos dulces irá empaquetado con el logo de Turismo Murcia -el mismo que ha creado la polémica por su instalación en la fachada del Museo de los Molinos-.

¿La casa por el tejado?

Monteagudo ha sido la última 'perla' turística en abrir en el municipio, pero los partidos de la oposición consideran que ofrece pocos contenidos y critican que se hayan invertido casi tres millones de euros en su construcción y puesta en funcionamiento. Socialistas, IU-Verdes y UPyD coinciden en que con dicha partida podría haberse iniciado la recuperación del conjunto monumental de los castillos de Monteagudo, una joya para cualquier ciudad, con posibilidades de convertirse en yacimiento de empleo y de ser rentabilizado como recurso turístico, como ocurre con el Castillo de Lorca o con los fuertes de Cartagena. En este caso, han prevalecido las discrepancias entre administraciones sobre la titularidad de los bienes (la fortaleza de Monteagudo, sobre la que se asienta el Sagrado Corazón, es del Estado; la de Larache es de la Comunidad y el Castillejo no ha sido expropiado y sigue, cubierto de naranjos, en manos privadas).

El concejal de Turismo no considera que se haya empezado la casa por el tejado en Monteagudo y defiende la propuesta de construir un centro de visitantes argumentando que es un primer paso para la puesta en valor de todo el cerro en su conjunto. «Esto es empezar», expone Cascales. «El centro de visitantes está gustando mucho, porque tiene un concepto arquitectónico espectacular, y vamos a intentar sacarle el partido a todo el valor que tiene».

En el caso del centro de Santa Eulalia, la Concejalía ha optado por promocionarlo como La Muralla de Murcia, con el fin de captar a más turistas atraídos por los baluartes árabes.