El Ministerio promete al alcalde que la autovía entre Jumilla y Yecla se iniciará este año

El regidor se reunió esta semana con el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, al que expuso que el municipio sigue aislado por la falta de inversiones en carreteras

CARMEN ORTÍNYECLA

La última promesa es que las obras del tramo de la autovía entre Yecla y Jumilla empiecen este mismo año. Esa es la principal conclusión que se ha traído el alcalde de Yecla, Marcos Ortuño, de su reunión en la capital de España con el secretario de Estado de Infraestructuras, Rafael Catalá, donde se habló de la necesidad de esta infraestructura para la ciudad del mueble, que sigue aislada por la falta de inversiones en carreteras tanto autonómicas como estatales.

Los pasos a seguir para ver trabajar a las máquinas en los 23 kilómetros del tramo cuarto, los cinco en lo que se dividió la construcción de la A-33 y que separa Yecla y Jumilla, empezaron esta semana «con la aprobación del gasto extraordinario por parte del Ministerio de Hacienda», según explica el propio Ortuño. El gobierno central calcula que la inversión necesaria para realizar este tramo de la autovía estará en torno a los 80 millones de euros, aunque puede ser inferior debido a las bajas que se registran en las adjudicaciones de obras en un contexto económico como el actual.

Una vez que haya luz verde presupuestaria, el compromiso que se trajo el alcalde de Yecla del Ministerio de Fomento es que la licitación se pudiera producir el próximo mes.

Agilizar las obras

Además, se mantiene la intención de dividir la adjudicación de los 23 kilómetros en tres contratos para ayudar a la velocidad de conclusión, «y también aliviar a la situación de varias empresas y no solo adjudicárselo por completo a una», comentaron en los últimos meses tanto fuentes municipales como autonómicas. Cada uno de los tramos tendría una distancia de algo más de siete kilómetros, que podrían terminarse antes de lo que podría preverse con ese modelo, por lo menos esa es la intención.