Los detenidos por el crimen de los holandeses ya están en Sangonera

Cuenca y los dos rumanos, que volverán a prestar declaración este viernes, recibirán en prisión a sus abogados para preparar su defensa

LA VERDADMURCIA.
Los letrados Pablo Ruiz Palacios y José María Caballero Salinas, ayer, preparando la defensa. ::                             G.                             CARRIÓN/AGM/
Los letrados Pablo Ruiz Palacios y José María Caballero Salinas, ayer, preparando la defensa. :: G. CARRIÓN/AGM

El exgerente del Club Voleibol Murcia 2005 Juan Cuenca y los rumanos Constantin Stan y Valentín Ion, imputados por el doble crimen de Ingrid Visser y Lodewijk Severein, llegaron ayer a Murcia y fueron internados en la prisión de Sangonera la Verde. Allí permanecerán hasta el próximo viernes, día en que serán trasladados al Juzgado de Instrucción número 7 de Murcia para prestar declaración ante el juez. Los tres procesados por el crimen de la pareja holandesa podrán ratificar las afirmaciones que ya realizaron en un juzgado de Valencia.

Durante su estancia en prisión estos días, Juan Cuenca recibirá la visita de sus dos abogados, el especialista en materia penal José María Caballero y el letrado Pablo Ruiz Palacios. El objetivo de esta reunión en el centro penitenciario será armar una contundente defensa ante los delitos que se le imputan al exgerente del club.

Por otra parte, Constantin Stan y Valentín Ion, acusados de ser presuntamente los autores materiales del crimen y del desmembramiento de los cuerpos, decidieron acogerse a su derecho de no declarar en Valencia, tanto en el interrogatorio policial, que duró 72 horas, como ante el juez.

Repatriados a su país

El delegado del Gobierno en Murcia, Joaquín Bascuñana, confirmó ayer que «los cuerpos de la pareja holandesa asesinada podrían ser repatriados a su país hoy mismo», después de que hayan concluido los últimos estudios forenses. Bascuñana aseguró que «posiblemente los cuerpos puedan ser repatriados, puesto que la familia ya los ha pedido». Además, se han puesto en contacto con una funeraria de la zona de Orihuela, que hace este tipo de transportes internacionales.

El delegado del Gobierno aclaró, no obstante, que «el caso no está cerrado policialmente, ni siquiera la investigación forense». Para estas últimas indagaciones se han retenido unas muestras de tejido, según Bascuñana, con el objetivo de pedir algún análisis específico más.

Visser y Severein llegaron a Murcia el pasado 13 de mayo, con el objetivo de acudir, posteriormente, a una cita en una conocida y céntrica clínica de fertilidad de la Región. Según informaron fuentes solventes, Visser estaba embarazada de tres meses cuando sucedieron los asesinatos.

Fotos

Vídeos