La ciudad amurallada

Las calles Cava y Zapatería esconden 280 metros de cerca medieval y nueve torres

LA VERDADLORCA.
La restauración de 2007 del Porche de San Antonio recuperó la imagen de San Ginés. ::
                             PACO ALONSO / 
                            AGM/
La restauración de 2007 del Porche de San Antonio recuperó la imagen de San Ginés. :: PACO ALONSO / AGM

La torre Rojano ha recuperado esta misma semana sus dieciséis metros de altura originales. El torreón, que mostraba un deterioro muy acentuado, ha sido puesto en valor. Ahora, no solo es posible contemplarlo desde el exterior, sino que también se puede recorrer por dentro y alzarse a lo más alto para contemplar desde allí toda la ciudad. Está situado en la calle Pósito, muy cerca del antituo archivo municipal. Es parte de la muralla medieval que recorre 280 metros casi escondida entre viviendas de las calles Cava y Zapatería.

Al otro extremo está el Porche de San Antonio, única puerta medieval que queda de las que daban acceso a la ciudad en el recinto de murallas creado en época de la reconquista. Data del siglo XIV. Puerta de recodo tan típica en la arquitectura militar de carácter defensivo. La restauración de 2007 permitió recuperar la efigie de San Ginés, que data del siglo XVII y que dio nombre a esta entrada a la que ahora se conoce como de San Antonio. Y a solo unos metros, la torre número 9, también recuperada estos días. Ha sido reconstruida después de que se hundiera en 2007.

Otra torre visible es la del Conservatorio de Música Narciso Yepes. Se puede contemplar desde su patio posterior, en la calle Cava. Se cree que podría ser la conocida como de Gil de Ricla. Muy cerca, en el Monasterio de las Madres Mercedarias, se encontraron tres torres y varios lienzos de muralla durante las obras de construcción del colegio. En el número 17 y 35 de la calle Cava dos torreones más sobre los que se asientan viviendas. La mayor parte de la muralla está escondida, aunque en momentos puntuales del año puede ser visitada con acceso por los inmuebles que las guardan. Y las dos últimas torres son las del Castillo. Alfonsina, visitable el día de San Clemente, Patrón de la Ciudad; y del Espolón, visita obligada dentro del parque temático 'La Fortaleza del Sol'.