De vuelta a casa

El monasterio de las clarisas recupera sus tres campanas, restauradas en Murcia

P. W. R.LORCA.
Uno de los restauradores muestra las campanas a la Madre María Jesús, Sor Clara María y Sor Rosario, antes de instalarlas. ::                             P. A. / AGM/
Uno de los restauradores muestra las campanas a la Madre María Jesús, Sor Clara María y Sor Rosario, antes de instalarlas. :: P. A. / AGM

'Juanita' dejó de tocar hace algunas semanas. La pequeña campana de sonido travieso que cada domingo llamaba a misa al monasterio de Santa Ana y la Magdalena dejó la ciudad para pasar por el taller de restauración. En Puente Tocinos ha sido acicalada junto a sus otras hermanas, 'Clara Francisca del Santísimo Sacramento' y 'Berta de Jesús'.

Desde hace unos días, las tres están de vuelta en casa y ya han sido colocadas en lo más alto del monasterio, en su torre campanario. Se espera que muy pronto su voz se vuelva a oir en toda la ciudad y la huerta, aunque para ello aún deberá pasar algún tiempo. «Nuestra intención es que repiquen el día de la reinauguración del monasterio, cuando concluyan las obras», afirmó la Madre María Jesús, superiora del convento de Clarisas.

'Juanita' es la campana más antigua del monasterio. Llegó al viejo convento de Clarisas de la calle Álamo en 1904. En ella, aparece el escudo de Castilla con la corona real, lo que lleva a suponer que pudo formar parte del catálogo de enseres de alguna capilla real. «El Padre Sandoval hizo importantes donaciones a la comunidad, ya que dos de sus sobrinas eran monjas Clarisas. Era capellán de los marqueses de Los Vélez y nos dejó su patrimonio».

La campana más grande es Clara Francisca del Santísimo Sacramento. Toca en las fiestas de la Resurrección de Jesús, Santa Clara, San Francisco y la Inmaculada Concepción. Data de 1956. Se mandó hacer cuando se produjo el traslado de la comunidad del viejo al nuevo convento. Y Berta de Jesús fue donada por una familia cercana a las Clarisas con motivo del cincuenta aniversario del traslado al nuevo monasterio.

Estos días también se ha sumado una nueva campana a la torre campanario. Se trata de 'Ana Magdalenta', donada por la familia Mora Pérez, para conmemorar la reconstrucción del monasterio. Aún no se pueden oir, aunque el viento juguetón de estos días, las hace mover y lleva pequeños tintineos hasta las viviendas más cercanas al convento.