«La Iglesia no puede estar muda ante los desahucios y la pobreza»

El cardenal Antonio Cañizares dice en el Foro Nueva Murcia que confía en que el Papa Francisco visitará España en 2015

FUENSANTA CARRERESMURCIA.
El cardenal Antonio Cañizares Llovera pronuncia su conferencia ante los invitados al Foro Nueva Murcia en el Salón de Te del Casino. ::                             FRAN MANZANERA/ AGM/
El cardenal Antonio Cañizares Llovera pronuncia su conferencia ante los invitados al Foro Nueva Murcia en el Salón de Te del Casino. :: FRAN MANZANERA/ AGM

El aura del Papa Francisco acompañaba ayer al cardenal Antonio Cañizares en su participación en el Foro Nueva Murcia, expectante ante la oportunidad única de conocer de primera mano los detalles del cónclave cardenalicio celebrado hace apenas un mes. El prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, uno de los cinco españoles en el cónclave, no defraudó la curiosidad de quienes querían saber qué pueden esperar los católicos del nuevo Papa, e incluso dejó entrever la posibilidad de que Francisco visite España dentro de dos años: «Sería un gran signo para el mundo católico que el nuevo Papa visitara España en 2015, cuando se cumple el quinto centenario del nacimiento de Santa Teresa».

El cardenal tiene claro que Francisco será (o es ya) el Papa de los pobres, hacia quienes ha llamado a sus sacerdotes a volcar sus energías. Para Cañizares es ya «alarmante» cómo está creciendo la distancia entre ricos y pobres en España, donde a su juicio «la clase media está desapareciendo porque aumenta cada día el número de personas que «sufren y lo pasan mal». No rehuyó el cardenal mostrar su parecer sobre el drama de los desahucios, ante el que, dijo, la Iglesia no puede permanecer callada. «El tema es muy complejo, y lo cierto es que los que sufren están creciendo de forma alarmante y la iglesia tiene que darle voz a quienes no la tienen. La Iglesia no esta callada, insensibilizada, aunque todos los esfuerzos que se hagan en esto siempre serán pocos. El nuevo Papa lo está diciendo. Los pobres son los preferidos», dijo Cañizares, quien ha prorrogado el primer libro sobre el Papa Francisco, titulado 'Solo el amor nos puede salvar'. La ponencia del cardenal, que inauguraba el segundo ciclo de conferencias del Foro Nueva Murcia, resaltó el papel de la Iglesia en la sociedad pese al ocaso espiritual. «Hemos de reconocer que, se diga lo que se diga, la Iglesia importa. No está tan alejada de la sociedad ni es el detritus de la sociedad como a veces se pretende». Para el cardenal, la sociedad vive «momentos cruciales. En este momento el más hondo problema es que Dios desaparece del horizonte de los hombres», alerto Cañizares, quien asiste con preocupación a la «legalización de la eutanasia, el comercio de embriones o los abortos legales». A la quiebra, a su juicio, de «la moral de Occidente».

Ante los ciento cincuenta representantes del mundo empresarial, socioeconómico y político que le escucharon en el Salón de Te del Real Casino de Murcia, Antonio Cañizares se reafirmó en sus habituales críticas contra el matrimonio homosexual: «¿Qué podemos decir ante la creación de nuevos derechos auspiciados por mayorías parlamentarias que quieren desvirtuar la unión de un hombre y una mujer abierta a la vida? ¿Qué está detrás de tantas campañas orquestadas?», se preguntó el prelado, quien tras la ponencia, respondió a las cuestiones planteadas por los asistentes a la conferencia, y a las que dio voz el director de 'La Verdad', Alberto Aguirre de Cárcer, que moderó el coloquio. El prefecto de la Congregación para el Culto Divino ofreció detalles sobre la audiencia que el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, mantendrá en Roma el próximo lunes con el Papa Francisco.

Tendrán, dijo Cañizares, un encuentro «muy amistoso que no responde a relaciones meramente institucionales. El Papa es una persona que conoce muy bien España, que la ama mucho y sigue la situación y la problemática del país en estos momentos». El cardenal no cree casual que la audiencia a Rajoy sea la primera que el nuevo Papa concede a un jefe de Estado europeo. «También España debe contribuir y fortalecer los lazos entre América y España en estos momentos, siendo éste un aspecto que no dejará de aparecer en la conversación que mantendrán». Cañizares confía en que Rajoy el Papa Francisco traten sobre «la defensa del hombre, porque está preocupado por los que no tienen trabajo. Él sufrió todo lo del 'corralito' de Argentina». La educación y la defensa de la vida estarán también en el centro de la conversación, vaticinó Cañizares, quien no quiso concretar su futuro: «Un sacerdote no es funcionario sino un pastor que da la vida por las ovejas. En eso estoy. Mi futuro no lo sé, está en manos de Dios».