La Vuelta se marcha a Asturias

El gijonés Dani Navarro gana la ronda murciana en el Castillo de Lorca, con Alejandro Valverde en tercer lugar

JUAN A. CALVOLORCA.
Alejandro Valverde con unos niños en la salida de la carrera. ::                             VICENTE VICENS / AGM/
Alejandro Valverde con unos niños en la salida de la carrera. :: VICENTE VICENS / AGM

El ciclista gijonés Dani Navarro (Cofidis) inscribió su nombre en el palmarés de la Vuelta Ciclista a Murcia, disputada sobre un recorrido de 182,5 kilómetros entre Murcia y el Castillo de Lorca. Dani Navarro consiguió la victoria tras protagonizar la fuga de la etapa, veinte kilómetros antes dela meta, junto a Iker Caamaño (NetApp-Endura), Juanma Garate (Blanco), Wilco Kelderman (Blanco), Andrey Zeits (Astana), Kevin Seeldrayers (Astana) y Karol Domagalski (Caja Rural). El asturiano del Cofidis fue el único corredor de la fuga de la etapa que logró aguantar ante el ritmo de caza del pelotón, que les absorbió antes de llegar a la meta. En el podio Navarro estuvo acompañado por el holandés Bauke Mollema (Blanco) y por el murciano Alejandro Valverde (Movistar), segundo y tercero, respectivamente.

Dani Navarro llegó a meta con escaso margen de ventaja después de haber atacado junto a otros cinco corredores a 20 kilómetros de meta para anotarse la Vuelta, su primera victoria con los colores del Cofidis. Fue una etapa movida, tal y como se preveía, lo que, unido a la lluvia que durante algunos kilómetros tuvieron que soportar los corredores, generó una carrera interesante, que estuvo marcada por la fuga integrada por Jon Larrinaga (Euskadi), Jan Barta (NetApp Endura), Lukasz Owsian (CCC) y Antonio Piedra (Caja Rural), entre los que este último fue el más resistente, pero tampoco pudo romper el control de un Movistar armado y cerrando filas en torno a Alejandro Valverde.

El murciano y su equipo tampoco perdieron la calma cuando Kevin Seeldrayers (Astana) reventó el grupo en las cercanías de Sierra Espuña. Seeldrayers fue cazado después del puerto por un grupo de cinco perseguidores integrado por Garate, Kelderman, Dani Navarro, Iker Caamaño y Domagalski. El Movistar no consiguió meter a ningún corredor en ese corte y confió todo a la capacidad y la clase de sus corredores para dar caza a los fugados y, en especial, a la de su líder para resolver la situación.

Aprieta el Movistar

Los Herrada, Rubén Plaza y Nairo Quintana acercaban a Valverde hasta la cabeza de carrera y, mediante un trabajo constante y abnegado, llevaron a su jefe de filas hasta prácticamente la cabeza de carrera en los últimos kilómetros. Sin embargo, subestimaron las fuerzas de Dani Navarro y por muy poco no lograron que el murciano ganara la carrera e inscribiera su nombre por tercera vez en el palmarés de la Vuelta. Dani Navarro, aún sintiendo al aliento de Valverde y del holandés Mollema en el cogote, tuvo fuerzas para aguantar unos metros más y cruzar en primera posición la línea de meta.

La Vuelta, al estilo de las clásicas, tuvo un gran interés y mantiene el prestigio de la ronda murciana pese a que la precaria situación económica actual le haya obligado a reducir sus días de competición a uno solo. Alejandro Valverde lo intentó pero no llegó a tiempo por unos cuantos metros, pero dejó constancia de su clase y su excelente estado de forma en estos comienzos de la temporada, en los que se ha anotado ya tres triunfos, una etapa de la Challenge de Mallorca, el prólogo y la tercera etapa de la Vuelta a Andalucía, además de la general de la carrera andaluza. Además, no para. Hoy le toca la Clásica de Almería, en la que vuelve a ser el gran favorito.