Las huellas del caballo de don Juan en la escalera, una leyenda urbana

T. M. M. LORCA.

Una leyenda dice que don Juan de Guevara, el que mandara construir el Palacio de Guevara, subía cada noche con su caballo por la escalera principal de sillería hasta la Sala de Los Camachos. Allí abandonaba su montura y sus espuelas habrían dejado un rastro visible en la piedra, como también los cascos de su cabalgadura. Algunos aseguran haber oído al animal relinchar y sus herraduras rozar la piedra una y otra vez en las noches oscuras. Ayer el arquitecto director de las obras de rehabilitación del Palacio de Guevara, Gonzalo Fernández-Ilundáin, negó que hubiesen encontrado rastros en la piedra que pudieran indicar que el caballo subía por la escalera cada día. «Es una leyenda urbana. No ha aparecido ninguna señal que pueda indicar que subiera hasta la primera planta en su caballo».

Cada centímetro de la piedra ha sido examinada, ya que «se han limpiado los escalones y rejuntado su sillería. Toda la caja de la escalera está terminada y la bóveda ha sido iluminada». Las obras, que financia el Ministerio de Fomento, tienen un presupuesto de 587.521 euros. La dirección de los trabajos han costado 23.682 euros.