El primer gran juicio contra el dopaje

El caso Armstrong sobrevolará el ambiente, ya que varios acusados aparecen en el informe de la USADA

LUCA CORSIMADRID.
El pelotón rueda compacto en una carrera del World Tour, el juicio de la Operación Puerto sienta en el banquillo a conocidos personajes del ciclismo. :: REUTERS/
El pelotón rueda compacto en una carrera del World Tour, el juicio de la Operación Puerto sienta en el banquillo a conocidos personajes del ciclismo. :: REUTERS

Siete años después de que las detenciones de (sobre todo) Eufemiano Fuentes y Manuel Saiz convulsionaran al pelotón profesional y destaparan la mayor red de dopaje conocida hasta el momento, hoy arranca en Madrid el juicio por la Operación Puerto. El proceso despierta el máximo interés, ya que afecta a varios de los mejores equipos y corredores de la época, así como al médico más mediático. Además, cobra aún más morbo al llegar sólo unos días después de la confesión de Lance Armstrong de haberse dopado durante toda su carrera y las acusaciones de la Agencia Antidopaje estadounidense (USADA) de que su equipo, el US Postal, organizó la trama de dopaje más sofisticada de la historia. Es el primer juicio ordinario que se celebra en el mundo contra el dopaje.

Desde esa fecha, el articulo 361 bis del Código Penal sí establece penas de entre seis meses y dos años de prisión para quienes faciliten a los deportistas sustancias o fármacos prohibidos «destinados a aumentar sus capacidades físicas o a modificar los resultados de las competiciones», siempre que pongan en peligro su vida o su salud.

En el banquillo también se sentarán los exdirectores deportivos José Ignacio Labarta (Comunidad Valenciana) y Vicente Belda (Kelme) y la doctora Yolanda Fuentes -hermana de Eufemiano y exjefa del equipo médico del Comunidad Valenciana-. José Luis Merino Batres también está imputado pero ha sido excluido de la causa por padecer una grave enfermedad.

Penas de cárcel

Saiz, Fuentes y los otros cuatro acusados, también médicos o exdirectores de equipos, se enfrentan a dos años de prisión por un delito contra la salud pública, ya que el dopaje no fue tipificado hasta finales de 2006, después de ocurridos los hechos enjuiciados.

El 'caso Armstrong' estará muy presente, ya que los nombres de algunos de los acusados -como Eufemiano Fuentes y Manuel Saiz- aparecen repetidamente en la investigación de la Agencia Antidopaje estadounidense (USADA) que llevó a la inhabilitación de por vida del ganador de siete Tours de Francia. El ciclista alemán Jorg Jaksche -que comparecerá como testigo- dijo a la USADA que Saiz le remitió a Fuentes para seguir un programa de dopaje sanguíneo y que el médico le dio EPO y anabolizantes y le sometió a autotransfusiones entre 2005 y 2006.

La nómina de acusaciones personadas en el proceso da cuenta de la repercusión del caso: Fiscalía, Agencia Mundial Antidopaje, Consejo Superior de Deportes, Unión Ciclista Internacional, Federación Española de Ciclismo y Agrupación Internacional de Grupos Ciclistas Profesionales. También acusa el excorredor Jesús Manzano, cuyas revelaciones en marzo de 2004 al diario 'As' están en el origen de la Operación Puerto .

La Fiscalía sostiene que los responsables de los equipos, «al menos durante el año 2006» y con el objetivo de «elevar artificialmente el rendimiento físico de ciclistas», se hicieron, «a cambio de una remuneración económica» con los servicios de los médicos procesados, que realizaban un proceso llamado «glicerolización».

El ministerio público sostiene que consiste en la preparación de concentraciones de hematíes con un alto nivel de hematocrito -que eleva el rendimiento físico- que se transfundían a los deportistas, poniendo «en peligro» su salud, ya que aumenta la viscosidad de la sangre y, por tanto, el esfuerzo al que se somete al corazón. Así, «llevaban a cabo programaciones de etapas de las diferentes carreras ciclistas, con las dosis que se debían ir suministrando para obtener óptimos resultados, procediendo a realizar a los ciclistas participantes extracciones y transfusiones sanguíneas (...) en habitaciones de hotel y sin las suficientes garantías higiénico-sanitarias».

El material se transportaba «en mochilas sin refrigeración alguna y sin una identificación clara de las muestras ni practicar los pertinentes controles hematológicos, con el consiguiente peligro para la salud».

En los registros practicados en la operación se intervinieron más de doscientas bolsas con plasma congelado y sangre refrigerada, medicamentos -«algunos caducados, otros de exclusivo uso hospitalario e incluso algunos no autorizados en España»- y material para transfusiones como jeringuillas, viales o suero.

Aunque ningún ciclista se sentará en el banquillo, una quincena han sido citados como testigos, entre ellos el propio Jesús Manzano y el ganador del Tour, el Giro y la Vuelta Alberto Contador, que corrió en el Liberty entre 2004 y 2005. También declararán Darío Gadeo y Pedro Díaz Lobato, que denunciaron asimismo prácticas de dopaje, y los italianos Ivan Basso -al que el Comité Olímpico italiano (CONI) impuso una sanción de dos años- y Michele Scarponi -sancionado en diciembre por su relación con Michele Ferrari, considerado uno de los pioneros del uso de EPO en el deporte y que trató a Armstrong-.

La lista de testigos se completa con nombres como Jorg Jaksche, Marcos Serrano, Ángel Vicioso, Isidro Nozal, Joseba Beloki Unai Osa y David Etxebarria, cuyas identidades aparecieron en el sumario del caso como presuntos usuarios de los «servicios» de Eufemiano Fuentes.

Durante el juicio se escucharán las conversaciones telefónicas intervenidas a los acusados y varios expertos hablarán sobre el riesgo que supone la elevación artificial del hematocrito en el desarrollo de cualquier actividad deportiva o sobre el peligro del consumo de sustancias dopantes.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos