230 años 'rebuznando'

Las Balsicas se prepara de nuevo para celebrar la Fiesta de los Inocentes, conocida como la de 'los rebuznos'

PEDRO CHICO
Un participante simula herrar a un vecino durante la fiesta. Foto: G.C./ AGM/
Un participante simula herrar a un vecino durante la fiesta. Foto: G.C./ AGM

El próximo domingo, 30 de diciembre, la pedanía de Las Balsicas celebra una nueva edición de las Fiestas de los Inocentes, más conocidas por las de 'los rebuznos'. El origen de esta tradición se remonta a hace 235 años, cuando se terminó de construir la pequeña ermita de Balsicas, situada en lo más alto de la colina que domina la pedanía. Los vecinos organizaron una fiesta para celebrar el final de las obras, y junto a ellos pacían en una pinada los burros que habían servido para subir los materiales de la obra . Todos los asnos menos uno, que se mezcló entre los invitados y no dejó de rebuznar. Vecinos e invitados a la celebración comenzaron a imitarle, y desde entonces, y a modo de reconocimiento por el trabajo de los animales de carga, se lleva a cabo esta tradición .

A mediodía está prevista la misa en la ermita de la Patrona, para celebrar el 230 aniversario de su edificación. Durante la misa, la Cuadrilla de Las Balsicas entonará los cantes de Pascua y seguidamente comenzarán propiamente los 'rebuznos', el primero de ellos dedicado al párroco de San José, que celebra la misa. El segundo irá para el alcalde de Mazarrón y así sucesivamente. Mientras tanto, los rebuznadores van cobrando 'peaje' a los vecinos y visitantes que se acercan a la fiesta.

A las 14 horas, una paella gigante servirá para reponer fuerzas, de cara a una tarde que arrancará a las 16 horas con la música del cantante David Andreu y la rondalla de Las Balsicas. Los músicos interpretarán cantes y bailes pujados de Pascua, mientras se degustan migas y los popularísimos hormigos, además de dulces navideños como las toñas o los rollos de Pascua.

Con tijeras de esquilar

Los rebuznadores van ataviados como si fueran el personaje del inocente con tijeras de esquilar, un gran peine, una herradura, púas, martillo... Pero la fiesta no comienza hasta que se da el primer rebuzno, que se lo lleva por tradición el cura de Balsicas a la puerta de la iglesia. La ceremonia comienza con el rebuzno al oído del personaje elegido, después se realiza el esquilado al invitado como si de un burro se tratase. A continuación se peina al elegido y, para finalizar, se le da una coz.

La comisión de fiestas ha tenido que acudir a personas mayores, conocedoras de los rebuznos, y han tenido que ser los mismos rebuznadores de antaño, como los famosos Bartolo 'El Tabilla' o Paco 'El Choto' y su cuadrilla, quienes den continuidad a esta tradición, que se transmitía de padres a hijos. Además del día grande (el 30 de diciembre, pese a que el Día de los Inocentes es el 28), también hay actividades organizadas para el próximo 3 de enero.

La fiesta ha tenido varias épocas de paréntesis. Durante la Guerra Civil no se realizó por el peligro de bombardeos y, ya en la década de los 90, por falta de rebuznadores. Se recuperó en 2003 gracias al Ayuntamiento de Mazarrón y los rebuznadores tradicionales que decidieron continuar la tradición.

Los organizadores desde hace más de treinta años son los 'rebuznadores' tradicionales como Paco 'El Ministro' (récord Guinnes de rebuznos) o los ya citados Bartolo 'El Taibilla' y Paco 'El Choto'.

El Ayuntamiento de Mazarrón ayuda económicamente en parte de los festejos, por ejemplo en la realización de la verbena y la paella gigante. Participa todo el pueblo, siendo objeto de los 'rebuznos' que realizan los rebuznadores y pujando a su vez para que sus amigos sean 'rebuznados'.