Los osos no son tan fieros como parecen

La compañía Teatro del Jardinico vuelve al Aula de Cultura de 'La Verdad' con una divertida obra infantil

PEDRO SOLERMURCIA.
Los protagonistas de la obra teatral 'Los tres ositos y Ricitos de Oro'. Serrano/
Los protagonistas de la obra teatral 'Los tres ositos y Ricitos de Oro'. Serrano

Si ofrecen ya su tercera actuación en el Aula de Cultura de 'La Verdad', será porque que cuentan con méritos suficientes, para que su director, García Martínez, reclame su presencia. Se trata del Teatro del Jardinico, de Caravaca. El pasado año, por estas mismas fechas 'prenavideñas', los miembros del conjunto teatral pusieron en escena 'Los duendes y el zapatero', la historia de quien, afectado por la crisis que atravesaba su zapatería, recibe mientras duerme la visita de unos duendes que se preocuparán de fabricar zapatos a la última moda para ayudar al zapatero a mejorar su situación. Hace dos años representaron 'Los Peregrinicos', un atractivo musical. Y el próximo jueves, día 20, 'Los tres ositos y Ricitos de Oro'. Si en estas dos ediciones hubo lleno y los chavales lo pasaron en grande, en esta ocasión parece que no será menos, aunque los osos y Ricitos se exponen a un riesgo que solo ellos, como protagonistas, deben saber superar: cerca de una hora de aventuras, bailes, canciones y diálogos divertidos para los más peques. Tan peques, que lo recomiendan para niños de tres a diez años. Además, aquellos que aún no lo sepan, aprenderán el significado de palabras como solidaridad, amistad y esencia. Por eso, se pedirá a los asistentes que «miren la esencia, no las apariencias» de los personajes que participan en 'Los tres ositos y Ricitos de Oro'. Puede suceder que algunos no sean tan fieros como parece que son, y muestren una gran nobleza de sentimientos.

¿Qué pasará sobre el escenario? Es la historia de Ricitos de Oro, intrépida chiquilla que, sin hacer caso a su madre, se adentró en el oscuro bosque, quizá sin saber a dónde iba a llegar. Y llegó… ¡a la cueva donde se albergaba una familia de osos! ¿Y qué le pasó a Ricitos? ¿Se la comieron los osos, porque son tan fieros como los pintan, o ayudarán a volver a su casa a nuestra protagonista? ¿O será capaz de quedarse a vivir con ellos? ¿Qué ocurre cuando echamos de menos el calor del hogar? ¿Serán los ositos generosos o simples animalitos salvajes?

La respuesta a tantas y tan diversas preguntas solo las pueden ofrecer quienes actúan sobre el escenario: Sandra Martínez (Ricitos de Oro), Luis Martínez-Arasa (Papá Oso), María López Marín (Mamá Osa, pero también -depende de los episodios- madre de Ricitos) y Rafita Álvarez (Niño Oso).

Recurriendo a las actuaciones precedentes, parece indudable que la actuación del Teatro del Jardinico volverá a ser un éxito rotundo, de la mano de Luis Martínez-Arasa, quien al margen de su papel, como Papa Oso en esta obra, es actor profesional y director del grupo caravaqueño. Su buena labor viene respaldada por su trabajo en compañías como el Teatro Español, el Centro Dramático Nacional, el Barbican Company de Londres, y en grupos teatrales murcianos, como Tespis Teatro, Teatro Universitario, La Ruta, Alquibla Teatro, La Nuca, Tábatha... Vive desde hace tres años en Caravaca, tratando de sacar adelante el primer proyecto teatral emprendido en esta localidad. Por eso, ha dirigido numerosos montajes con este grupo, en diferentes formatos, como 'Tres sombreros de copa', 'El diario de Patricio', '¿Poesía, poesía? Poesía eres tú', 'La parodia de las mocedades del Cid', 'Calixto y Melopea', 'El musical de los Peregrinicos', 'Los duendes y el zapatero', 'La mirada del desierto', 'Breve historia del cine' y 'Visitas teatralizadas al castillo de Caravaca', en agosto del 2012.

Pese a los inconvenientes, Martínez-Arasa sigue firme con su proyecto, al amparo de la infatigable Asociación de Arte El Jardinico, y muy agradecido al Aula de Cultura de 'La Verdad'. «Da muchos gusto -afirma- que se hayan valorado las obras infantiles que hemos llevado, a través de un trabajo conjunto, que para nosotros es estupendo». Pero no se atreve a decir si la obra del jueves será tan bien recibida como las anteriores, porque se trata «de una apuesta más sencillita, pero que abarca unas edades que no correspondían a las anteriores. Precisamente, por tratarse de una obra que ofrecemos a niños de tres años, debe ser más sencilla de seguir, incluso con sus fases musicales. Pero nos consideramos capaces de llegar a esos niños, utilizando una didáctica y unas armonías modernas; cantamos el 'Vamos a la cama' con acordes de rock and roll, y 'Somos los tres ositos' y 'Valiente soy', con un ritmo más pop».

Pese a esta dedicación al teatro infantil, Luis Martínez-Arasa saca su vena de actor teatral sin edad fija, a la hora de enfrentarse a las dificultades que encuentra en el desarrollo de su programa teatral, porque afirma que «no se valora, en absoluto, el trabajo cultural. De hecho, con la subida del IVA es como si nos hubieran dado un tiro en la nuca en toda regla. Hay compañías que están aguantando desde hace años, pese al dinero que les deben los ayuntamientos. Esto es una demostración de la pasión que caracteriza a quienes nos dedicamos al teatro y una muestra obligatoria de nuestra vida austera. Por si faltaba algo, lo del IVA. Y ahora quieren quitar del bachillerato la asignatura de Artes Escénicas, que tanto costó poner. No es nuevo decir que en España casi nunca se ha valorado la cultura; por lo que yo me planteo, ¿para qué hay un Ministerio de Cultura? Cuesta mucho la supervivencia de una empresa de teatro. Nosotros, como otros grupos, tenemos que hacer un teatro de resistencia, y hasta que el cuerpo aguante».

Fotos

Vídeos